Nutrición

12 motivos por los que podrías necesitar un coach para adelgazar

Casi todo el mundo se ha planteado alguna vez adelgazar y ha fracasado en el intento. ¿Qué pasa? Según Patricia Guzmán, coach de la Asociación Española de Coaching, perder peso no es solo trabajo del cuerpo, también intervienen pensamientos y comportamientos. "Si no se tiene claro el propósito de cambiar y descubrir como hacerlo, la lucha antikilos es constante".

Las dietas clásicas solo actúan sobre los kilos que hay que perder pero no en por qué te sobran, no hay análisis de los motivos de ese sobrepeso. "Pesar más de la cuenta es un síntoma de que algo no va bien. Puede que te sientas insatisfecha, poco reconocida o incluso aburrida y que eso te lleve a comer, aunque sepas que no te conviene".

 

El papel del coach

Coaching , la palabra de moda, significa ‘entrenamiento’, un proceso de instrucción de la mano de un profesional. "Es importante que esté cualificado y que pueda acreditar su capacitación como coach". ¿Cómo es el proceso? "Breve, práctico y específico". Lo normal es que cuando alguien llegue a consulta se analicen las costumbres que tiene y se indague en las razones que le han llevado a querer adelgazar y aquellas que le llevaron a engordar. Por ejemplo, en el método Ancla, del que la experta es autora, no hay un menú semanal. "Se dan unas pautas sobre cuánto, cuándo y para qué comerlo". Es cierto que la pérdida de peso tarda más en llegar que en un régimen estricto, pero los resultados son profundos y permanentes y afectan positivamente a otros aspectos de la vida del paciente".

Más motivación
Culpa, frustración, miedo, vergüenza. Cualquier plan dietético que despierte estos sentimientos está condenado al fracaso. "No se puede sostener en el tiempo porque requiere demasiado esfuerzo y control. Además, es agotador y te llevará a tirar la toalla". Sin embargo, un programa de coaching nutricional te ofrece pautas para conseguir los objetivos y llevar un estilo de vida saludable. "Se apoya en la motivación, en que te compense hacerlo, aunque no te apetezca algunas veces, al igual que sucede con otros aspectos de tu vida".

Cambia tu enfoque
Imagina que una persona va al psicólogo porque tiene una depresión y el terapeuta le dice que deje de llorar o que lo haga menos. Impensable, ¿verdad? Pues eso mismo se puede aplicar a la pérdida de peso, no te pueden decir que dejes de comer. La idea es que aceptes que la alimentación es vital para estar sana, que el éxito no es cuantificar los kilos que se pueden perder en un periodo de tiempo, sino resolver la relación con la comida y el aspecto físico.