Alimentos trampa, ¡parecen sanos y no lo son!

Que no te engañe la publicidad ni la apariencia de los productos del súper. Muchas veces los alimentos no son tan buenos como parecen. Descubre cuáles son en esta galería.

Gran cantidad de alimentos son promocionados como una opción que nos ahorrarán tiempo en la cocina, sin restarl calidad a nuestros platos. Este es el caso de los zumos envasados o de los cafés fríos. Pero no te fíes, para comer realmente bien a veces hay que dedicar tiempo (aunque sea poco). Otros productos están etiquetados de forma engañosa, como algunos cereales que realmente están repletos de azúcares, o simplemente no son lo que pone en la etiqueta, como el caso de las salchichas envasadas o el queso en tranchetes, que se parecen más a una masa de sustancias que al producto en sí.

Pero no te desanimes, aquí te enseñamos qué alimentos no son lo que parece y cuál es la mejor alternativa para que sigas comiendo lo que más te gusta, pero sin renunciar a los productos de calidad. Muchas veces lo único que tienes que hacer es dedicar un minuto a leer el etiquetado y fijarte en la lista de ingredientes para hacerte una idea de lo que vas a meter en tu carro de la compra: las anillas de calamar en realidad no son calamares, el jamón de York envasado es fécula de patata y la carne picada tiene de todo menos carne.

No te pierdas los siguientes consejos, con los que ganarás en calidad de vida por los auténticos nutrientes de los alimentos y descubrirás sabores más auténticos. Pero las más importante es que conocerás lo que realmente estás comiendo.

Continúa viendo nuestras galerías