Nutrición

12 razones de peso para incluir salmón en tu dieta

El salmón es una muy buena fuente de proteínas y minerales, entre los que destacan el yodo, el magnesio, el fósforo, el selenio, el hierro y el calcio. También es rico en vitaminas, especialmente de los grupos A, B, D y E.

Pero, lo más destacable del salmón es que es un pescado en rico en grasas omega 3, una grasa esencial (grasa buena) que el cuerpo no es capaz de producir por sí mismo y necesita tomar a través de la dieta. Estas grasas buenas tienen multitud de beneficios para el organismo por lo que se recomienda tomar, al menos, dos porciones de omega 3 a la semana.

Propiedades nutricionales del salmón

Con respecto a su composición nutricional, el salmón es una muy buena fuente de proteínas de alto valor biológico. Una ración de 100 gramos de salmón contiene más del 50 % de las proteínas que se recomiendan tomar al día.

A pesar de su fama de pescado calórico, es más bien todo lo contrario. Es bajo en grasa y en calorías: una ración de 100 gramos tiene unas 180 calorías y 11 gramos de grasa.

¿Cómo cocinarlo para aprovechar todos sus beneficios?

Los mejores métodos para disfrutar del salmón es apostar por métodos de cocción en los que utilice poca grasa, como el horno, una cocción al vapor, a la plancha e, incluso, a la barbacoa. Buenas alternativas para disfrutar de todo el sabor y las propiedades el salmón

Al igual que ocurre con el atún, también es muy común consumir salmón crudo (en el sushi o marinado) o semicrudo (marcado a la plancha pero sin cocinar en el interior), tanto en platos de comida japonesa como en recetas más tradicionales.

En este último caso lo mejor, para evitar el riesgo de anisakis, es congelar el pescado al menos durante 48 horas para evitar sufrir un disgusto.

Y una vez dicho esto, repasamos algunas razones de peso para incluir el salmón en tu dieta habitual. ¡Toma nota!