Nutrición

Todo lo que deberías saber sobre el marisco

Para muchas personas, el marisco es uno de los mayores tesoros del mar y uno de los mayores placeres gastronómicos que se pueden degustar. El mundo del marisco es muy amplio y heterogéneo, ya que engloba una gran cantidad de especies, como los moluscos, los crustáceos y los equinodermos. Los primeros son de consistencia y cuerpo blando (berberechos, mejillones, pulpo, sepia…), mientras que los segundos suelen tener un caparazón o una estructura dura que los protege y que va cambiando a medida que el animal crece (cangrejos, cigalas, langostinos, langostas…). Los últimos hacen referencia a los invertebrados que poseen espinas móviles, como el tan codiciado erizo de mar.

Todos estos productos de marisco son ampliamente utilizados en la cocina y restaurantes de todo el mundo, y forman parte de recetas exquisitas que por lo general, suelen ser consideradas auténticos manjares. Los mariscos se pueden preparar de muchas formas: desde cocidos, fritos, a la plancha o a la parrilla hasta en salsas, guisos, ensaladas y sopas. También se pueden comer tanto fríos como calientes, por lo que las posibilidades a la hora de consumirlos son casi infinitas.

Los distintos tipos de marisco constituyen una importante fuente de proteínas de alta calidad y también aportan muchos minerales, entre los que destaca el zinc, el selenio y sobre todo el hierro. Algunos de ellos son especialmente ricos en vitaminas (especialmente en vitaminas A, E y B) y en ácidos grasos omega 3, por lo que constituyen un alimento saludable muy recomendable que debería formar parte de cualquier dieta.

El marisco es una parte importante de la gastronomía española, y se convierte en el protagonista indiscutible en fechas señaladas, como en Navidad, o en celebraciones, banquetes y fiestas de todo tipo. Sin embargo, por su valor nutricional es un producto que se puede -y que de hecho se debería- consumir en cualquier momento del año. Si quieres conocer todas las propiedades y nutrientes que cada tipo de marisco posee, ¡sigue leyendo! A lo mejor te llevas más de una agradable sorpresa. Langostinos, gambas, bogavantes, centollos, mejillones, ostras… ¿cuál es tu plato de marisco preferido?