Nutrición

13 trucos para preparar el mejor pollo asado

El pollo asado o el pollo al horno es uno de esos platos típicos y clásicos de cualquier cocina que reúnen a toda la familia en torno a la mesa y que gustan a todo el mundo. En todas las gastronomías del mundo podemos encontrar una gran cantidad de recetas de pollo al horno muy diferentes, aunque todas igual de sabrosas: pollo asado al limón, pollo asado a la cerveza, pollo asado al curry, pollo al horno con especias, etc…

Preparar un pollo asado parece muy fácil –uno podría pensar que con meter la carne al horno es más que suficiente-pero lo cierto es que lograr que la piel quede crujiente, que la pechuga quede jugosa y que la carne quede asada de forma uniforme y sabrosa tiene su aquel… Por ejemplo, se debe empezar por elegir un pollo de un tamaño adecuado, que al asarlo no quede ni seco ni poco hecho. Después, al condimentarlo, se debe prestar especial atención a la sal y a la pimienta, a si lo atamos o no, o al tiempo y temperatura de horneado... También merece la pena tener en cuenta algunos consejos clásicos “de abuela”, como el de colocar medio limón en el interior del pollo para hacer que este esté más hidratado y coja más sabor al cocinarse, o el de untar un poco de mantequilla aromatizada bajo la piel, para que las pechugas queden más jugosas.

El pollo al horno, además de ser una receta deliciosa, también puede ser ligera. 100 gramos de pollo asado con piel te aportarán unas 240 calorías, por las 180 que obtendrás si lo comes sin piel. Además, el pollo es fuente de proteínas de alta calidad biológica, y si lo acompañas con verduras, también consumirás los minerales y vitaminas propios de este grupo de alimentos. Puedes disfrutarlo por tanto sin preocupaciones –aunque siempre con moderación-.

Así que si te apetece preparar un rico pollo asado de la mejor manera posible, toma nota de estos 10 sencillos trucos a la hora de prepararlo. ¡Conseguirás un plato riquísimo que hará las delicias de todos tus comensales!

También te puede interesar: Así es el pollo más caro del mundo