Cómo hacer cebolla caramelizada más rápido

La cebolla caramelizada es un ingrediente estrella en muchas recetas de cocina. Prepararla es muy fácil y hay trucos que te ayudarán a hacerla más rápido. ¡Pruébalos!

También te puede interesar: Propiedades de la cebolla
tosta con cebolla caramelizada

Caramelizar alimentos es una técnica perfecta para darles un toque dulce y diferente. Se suele utilizar mucho con la cebolla, pero también con otras verduras como las zanahorias, el pimiento o el puerro y también frutas e incluso con carne. Te damos un truco para hacer cebolla caramelizada más rápido.

¿Qué es caramelizar alimentos?

Para empezar, vamos a explicar qué significa caramelizar alimentos. La caramelización es la oxidación del azúcar, por tanto, esta técnica, muy utilizada en cocina, supone cocinar el alimento durante el tiempo suficiente y a la temperatura adecuada para que los azúcares que dicho alimento posee se oxiden y se produzca esa caramelización. Con el caramelizado, el alimento va a cambiar tanto de color como de sabor, adquiriendo un gusto dulzón muy característico.  

Como decíamos antes, esta técnica se utiliza muy frecuentemente con la cebolla. La cebolla caramelizada sirve para acompañar otras verduras, para hacer tostas y aperitivos acompañando al queso de cabra o al foie e incluso a la morcilla. Además, la cebolla caramelizada es perfecta para equilibrar platos con toque salado. También sirve de guarnición para un guiso de carne o para un pescado y, como no, para la elaboración de diversos tipos de postres.

Cómo hacer cebolla caramelizada

Hacer cebolla caramelizada es muy sencillo: se limpia la cebolla (lo mejor es elegir cebollas dulces para facilitar el proceso), se corta en juliana y se coge una sartén en la que se echa aceite, un poco de sal y se añade la cebolla. Se deja cocinar a fuego lento. De este modo, con los jugos de la cebolla, se irá produciendo la caramelización. Hay que prestar especial atención en evitar que la cebolla se queme, de lo contrario adquirirá un sabor muy amargo.

Esta es la forma más natural de hacer cebolla caramelizada, sin embargo, también es la más lenta, ya que este proceso se produce despacio. Muchas veces no disponemos de tiempo suficiente como para respetar este proceso de caramelización más natural, por decirlo de alguna manera, por eso, los trucos para caramelizar cebolla que te contamos a continuación son muy prácticos.

Cómo caramelizar más rápido

- El truco estrella para hacer cebolla caramelizada más rápido es recurrir al bicarbonato. Si añadimos una pizca de bicarbonato se acelera el proceso, ya que los jugos de la cebolla se desprenden más rápido y se llega antes al punto de caramelización.

- Azúcar y agua. Otra forma muy sencilla de hacer cebolla caramelizada de manera más rápida es añadir a la sartén una cucharada de azúcar (mucha gente prefiere que sea azúcar moreno), un poco de agua y remover hasta que se consigue la caramelización. Este proceso supone añadir azúcar al que ya contiene la propia cebolla. El resultado es delicioso, pero, evidentemente, la cantidad de azúcar que consumiremos será mayor.

Si te has pasado con la cantidad de cebolla caramelizada que has hecho, no hay problema: deja que se enfríe y guárdala en un tarro de conservas. La puedes reservar en el frigorífico para utilizar en otro momento.

Etiquetas: Nutrición, Trucos de cocina, Verdura

Continúa leyendo...

Contenidos similares

COMENTARIOS