Alimentos básicos que te ayudan a seguir la dieta mediterránea

Apunta estos ingredientes a la lista de la compra para preparar tus platos. ¡Y empieza a llevar una dieta saludable!

La dieta mediterránea ha sido repetidamente aclamada como una de las dietas más saludables, pero puede resultar confuso tratar de averiguar qué alimentos comprar. Según expertos, tener estos alimentos esenciales en tu cocina puede ayudarte. 

En primer lugar, yogur griego. Este tipo de yogur contiene numerosas propiedades nutricionales que lo convierten en un postre o aperitivo perfecto. Aunque no existe una denominación protegida, se caracterizan por ser más espesos. A diferencia de los clásicos, son una fuente de proteínas y contienen menos azúcar. Su componente más interesantes es el Lactobacillus Acidophilus, una bacteria, que reduce el colesterol y es saciante

Las semillas de lino y chía son dos semillas básicas para tu dieta. Las semillas de lino poseen lignanos, un compuesto que combinado junto a la fibra, las grasas a saludables y los antioxidantes ayuda a controlar el colesterol. En cuanto a las semillas de chía, este alimento tienen un contenido nutricional similar a las de lino, pero destacan por su control del azúcar en sangre. Además, son útiles para controlar el apetito gracias a la fibra. 

Por otro lado, tenemos la  avena. Esta se puede comer mezclada con leche (animal o vegetal), yogur o cocinada. Entre sus componentes, destaca su alto contenido en proteína vegetal, ya que es el cereal que más tiene, sus hidratos de carbono que aportan energía y la fibra, que ayuda a reducir el estreñimiento ocasional. Asimismo, es rica en vitaminas del tipo B y en minerales como el fósforo, el magnesio y el hierro. 

Para los amantes del dulce, la mantequilla de frutos secos (cacahuete, almendras, avellanas…) es una excelente opción. Existen múltiples opciones que aportan beneficiosos para la salud gracias a la presencia de proteínas, grasas saludables y las vitaminas

Otros alimentos ricos en proteínas vegetales son las legumbres, imprescindibles en cualquier dieta. Los garbanzos y las lentejas son alimentos muy recomendables. Además, son muy versátiles, por lo que se pueden adaptar a diversas recetas. Si quieres un aperitivo sano y delicioso, prueba el hummus de garbanzos. 

Para la fibra, alimentos en grano como el cuscús y la quinoa precocida son alimentos excelentes. Estas opciones son rápidas de preparar y se pueden combinar con casi cualquier alimento. Son una fuente de fibra muy recomendable. Otros alimentos con mucha fibra son los panes y las tortillas integrales. Sin embargo, debes fijarte en que el grano sea completo para no equivocarte al comprarlo. 

El  pescado es un alimento muy presente en la dieta mediterránea. En los países del sur de Europa, los pescados son alimentos muy valorados por sus propiedades nutricionales como el Omega 3. Si quieres tenerlo siempre a mano, puedes comprarlo congelado o en lata. De esta forma, puedes consumirlo en cualquier momento.

Por último, tenemos las hierbas frescas como la albahaca, el orégano o la pimienta. Son especias que aromatizan nuestros platos y dan sabor sin aportar más calorías. El limón o el ajo son también condimentos muy comunes en los platos mediterráneos. 

Continúa leyendo