¿Cuáles son los efectos secundarios de la falta de vitamina D?

Dolor de huesos, cansancio, riesgo de sufrir diabetes tipo 2 o disminución de la fertilidad son algunos de ellos.

La vitamina D es tanto un nutriente que podemos ingerir como una hormona que nuestro organismo produce. Esta vitamina es liposoluble, es decir, soluble en grasa, al igual que la vitamina E, la K1 y K2 y la vitamina A.

La D es una vitamina imprescindible, pues ayuda al cuerpo a absorber y retener el calcio y el fósforo, fundamentales para la construcción y la buena salud de los huesos. Además, los últimos estudios sobre vitamina D apuntan a que esta podría reducir el crecimiento de las células cancerígenas, ayudar a controlas infecciones y reducir la inflamación. Muchos de los órganos y tejidos del cuerpo tienen receptores para la vitamina D, lo que sugiere funciones importantes más allá de la salud de los huesos.

Pocos alimentos contienen de manera natural vitamina D, entre ellos destacamos los aguacates, las setas en general, el germen de trigo, el hígado de ternera y el de pollo, los huevos, los lácteos, los mariscos y el pescado azul.

Dicho esto, debes saber que la exposición al sol es la mejor manera de obtener la dosis de vitamina D que necesitamos. Según los expertos, exponer la cara y las manos a la luz solar durante unos 15 minutos, tres veces a la semana, nos puede proporcionar las cantidades adecuadas.

Por otro lado, también existen complementos de vitamina D, pero estos no deberíamos tomarlos por nuestra cuenta sino por prescripción médica y tras el análisis pertinente.

¿Qué pasa si tu organismo no recibe suficiente vitamina D?

La Harvard T.H. Chan School of Public Health, escuela de salud pública de la Universidad de Harvard, señala estos 6 efectos secundarios asociados a una deficiencia en vitamina D:

1. Dolor de huesos

Una enfermedad llamada osteomalacia, que causa inflamación, te provocará dolor de huesos.

2. Podrías enfermar con más facilidad

Sin el “impulso” de la vitamina D tu sistema inmunológico podría sufrir y debilitarse con más facilidad.

3. Te sentirás más cansada

La fatiga crónica y los trastornos del sueño son comunes cuando se tiene deficiencia de vitamina D.

4. Mayor vulnerabilidad a la depresión

La reciente investigación sugiere un vínculo entre depresión y niveles bajos de vitamina D.

5. Podría afectar a tu fertilidad

Los estudios sugieren que la vitamina D juega un importante papel en la salud reproductiva masculina y femenina.

6. Puede aumentar el riesgo de sufrir diabetes tipo 2

La vitamina D ayuda a la regulación de la insulina en el organismo.

Continúa leyendo