Los restaurantes introducen calorías extras en tus comidas

Las salsas o la 'happy hour' son opciones comunes en restaurantes que hacen que te saltes la dieta. Te contamos qué debes evitar para comer saludablemente también fuera de casa.

Cuando sales a cenar es difícil saber exactamente qué contiene tu comida, lo que puede impedirte tomar decisiones saludables. Según Amanda Sevilla, RDN, estas son formas comunes en las que los restaurantes añaden más calorías a tu comida. 
 

En primer lugar, las porciones más grandes. Muchos restaurantes de comida rápida suelen ofrecer varios tamaños para un producto o menú (pequeño, mediano y grande). En la mayoría de los casos, el menú mediano suele costar mucho más que el pequeño, pero esa diferencia de precio no corresponde con el aumento de precio. Por ello, se suele apostar por el grande, por lo que las calorías ingeridas serán más.

Por otro lado, tenemos los refills gratuitos. Los refills suelen ser de refrescos elaborados con agua y jarabe saborizante, por lo que no son opciones nada recomendables. En el caso del agua, suelen ofrecerte una sola botella sin posibilidad para rellenar. La razón es que los refrescos son ricos en azúcares, por lo que te darán más sed y más ganas de comer. Además, son mucho más baratos que las botellas de agua individuales. 

La happy hour de comida y bebidas y los postres son opciones muy tentadoras, pero que pueden ser un error. Las happy hours suelen hacer que bebamos y comamos más de lo que necesitamos, por lo que terminaremos sobrepasando nuestros límites. Además, los postres son un plato que esconde grasas y azúcares, especialmente los preparados

Además, tenemos el pan o patatas y salsa gratuitos antes de la comida. Los menús de hamburguesas, perritos calientes y kebabs suelen venir acompañados de patatas fritas o ensalada. Sin embargo, la mayoría suelen optar por las patatas. Estas suelen ser de muy baja calidad y ricas en grasas saturadas. Y se acompañan con salsas hipercalóricas que no nos aportan ningún nutriente.

Para la ensalada o la pasta, se suele añadir queso rallado. Si vas a escogerlo como topping, intenta apostar por quesos de buena calidad y que incluya queso entre sus ingredientes. El queso parmesano es una gran opción para estos platos. Si quieres aderezar tu ensalada con una salsa, evita las preparadas como la salsa césar. Mejor utiliza aceite de oliva virgen extra, vinagre y sal. 

Por último, tenemos los acompañamientos. Los acompañamientos con los entrantes son otro gran problema porque suelen ser productos fritos como nuggets, patatas, frutos secos fritos, nachos... Si vas a acompañar tu plato, pide ensaladas no aderezadas con salsa. Y recuerda evitar productos ricos en grasas saturadas, ya que no contienen nutrientes y son grasas vacías

Continúa leyendo