Revista Mía

Cómo congelar cada tipo de alimento para aprovecharlo al máximo

Ficha estos trucos para congelar los distintos tipos de alimentos de forma efectiva.

Autor: Mia
¿Cómo congelar los alimentos para que duren más tiempo? ¿En qué condiciones se pueden congelar? ¿Cuáles no merece la mena meter en el congelador?
Los expertos coinciden: cuando los productos están a punto de echarse a perder, es mucho mejor cocinarlos en el momento. Es preferible congelar los ingredientes cuando están frescos. Al colocar estratégicamente ciertos productos en el congelador en su punto más fresco, este electrodoméstico se convierte más en una despensa adicional, en lugar de un cajón para alimentos desperdiciados que no tuviste tiempo de tomar. Aquí tienes las claves para congelar correctamente cada tipo de alimento:
  • Legumbres: Para congelar legumbres como frijoles, judías o garbanzos, es mejor escurrirlas completamente y guardarlas en porciones de 1 taza almacenadas en recipientes herméticos de acero inoxidable o vidrio en el congelador.
  • Jengibre: La raíz de jengibre fresca dura mucho más en el congelador, ¡y ni siquiera es necesario pelarla! Para conservarla frota la raíz y déjala secar por completo antes de guardarla en una bolsa de plástico y congelarla. Esto la mantiene fresca y también evita que se vuelva demasiado fibrosa. Después, podrás rallar el jengibre congelado directamente del congelador en bebidas o salteados.
  • Hierbas: Las hierbas frescas compradas en tiendas no duran demasiado en el refrigerador, por lo que es mejor hacer una pasta simple o pesto con ellas unos dos días después de la compra. Coloca la pasta en una bandeja para cubitos de hielo, así podrás aprovecharla mejor.
  • Setas y aguacates: Los hongos en realidad quedan bien guardados en el congelador cuando se cortan en rodajas y se almacenan correctamente. Los aguacates, por su parte, son otra maravilla apta para el congelador: los trozos de aguacate congelado pueden ir directamente a los batidos, por ejemplo.
  • Pan: Para congelar pan casero, asegúrate de que se haya enfriado completamente antes de ponerlo en el congelador. Córtalo en rebanadas o pequeños trozos y guárdalo en bolsas herméticas bien selladas.
  • Frutas: Las frutas de piel gruesa, como las naranjas, los plátanos e incluso los melocotones se pueden congelar enteros sin necesidad de cortarlos o guardarlos en recipientes. Después, deja que se descongelen a temperatura ambiente.
  • Carne: Es preferible no congelar piezas de carne que sean muy grandes. Para que se conserve mejor, elimina la grasa visible de cada trozo y envuélvelo bien con un trozo de papel transparente.
Pexels

congeladorPexels

Trucos para que la comida congelada dure un poco más:
  • Lava y corta, en la medida de lo posible, los alimentos en rodajas, quitando la piel y las semillas. Asegúrate de que estén bien secos antes de congelarlos.
  • Las judías verdes, el brócoli, las coles de Bruselas, las zanahorias y las verduras de hoja verde deben blanquearse primero en agua hirviendo, de uno a dos minutos, y luego sumergirse en un baño de hielo. Sécalas antes de congelarlas.
  • Es desaconsejable congelar productos con un alto contenido de agua porque se vuelven demasiado blandos, sin mencionar que la congelación altera su sabor. Estos incluyen pepinos, apio, pimientos y delicadas verduras de hoja verde.
tracking