Revista Mía
60d591e95bafe8a283250977

Trucos para comer cerezas durante todo el año

Así es como puedes conservar las cervezas para disfrutarlas todo el año

Autor: Laura Lezama
Las cerezas son uno de los alimentos más demandados del verano. Deliciosas y frescas, pueden convertirse en tus mejores amigas para soportar los calores estivales. Pero esto no es todo: las cerezas cuentan con una gran variedad de propiedades que las convierten en el snack ideal para este verano. Estas frutas retrasan el envejecimiento y poseen gran variedad de antioxidantes que las convierten en el alimento ideal para cuidar nuestra piel. Además, si sufres de enfermedades óseas o musculares, las cerezas también pueden ayudarte gracias a sus poderes antiinflamatorios. Después de contarte todo esto, entendemos que quieras ponerte a comer cerezas sin parar, por eso te enseñamos como conservar esta deliciosa fruta para poder comerla durante todo el año.
En nuestro país, la temporada de la cereza comienza en la primavera y dura todo el verano, aunque podemos encontrar cerezas más tempranas o más tardías dependiendo de la zona en la que nos encontremos. Como siempre, lo más recomendable es comer fruta de temporada para poder disfrutar de todos sus nutrientes y apoyar el comercio local. Sin embargo, existen algunas formas de conservar la cereza para poder disfrutarla también en otras épocas del año sin tener que comprarla fuera de temporada.

Congélalas

Como sabemos, congelar los alimentos puede hacer que duren largos periodos de tiempo ya que el frío evita su deterioro. Para congelar cerezas y que conserven sus propiedades, lávalas y sécalas bien con papel de cocina. Puedes congelarlas con o sin rabo. A continuación, mételas en en el congelador sin tapar. Cuando las cerezas ya estén congeladas, mételas en bolsas aptas para congelar procurando sacarles todo el aire. De esta forma, podrás consumir cerezas hasta un año después.
Si bien congelar cerezas puede ayudarnos a conservarlas durante más tiempo, hacer lo contrario también nos ayudará a preservar esta fruta. En primer lugar, tenemos que deshuesar y quitar el rabo a las cerezas. Una vez hecho esto, hay dos formas de secar las cerezas. La primera de ellas es sacar las cerezas al sol durante dos o tres días, girándolas de vez en cuando para que se sequen por igual, tapándolas con alguna red o tela transpirable para evitar el contacto con polvo o insectos. El otro método para secar cerezas es metiéndolas en el horno a una temperatura no demasiado alta (en torno a los 50ºC) durante unas seis horas.
La mermelada de cereza es una opción deliciosa para esos antojos de dulce. Además, prepararla es de lo más sencillo. En primer lugar, quita los tallos a las cerezas y deshuésalas. Déjalas en una fuente con todo el caldo que hayan soltado al quitar los huesos y ponles zumo de limón. Después, puedes añadirles azúcar u optar por otras soluciones más saludables, como la miel.  Una vez hecho esto, ponlas en un cazo a temperatura alta. Una vez que hierva, baja el fuego y no pares de remover durante unos cuarenta minutos. Recuerda que la mermelada espesa en el proceso de enfriamiento, por lo que no adquirirá su textura habitual mientras está en el fuego.
tracking