Revista Mía
60dd734e5bafe8bae7c6c56a

Cómo pelar un huevo duro a la perfección

Te enseñamos la mejor forma de quitarle la cáscara a un huevo duro.

Autor: Laura Lezama
Pelar un huevo duro parece una tarea fácil, pero requiere de cierta técnica. Seguro que alguna vez has ido a pelar un huevo duro y te ha costado despegarlo de la piel, has acabado por tirar una gran parte de la clara o te has comido un buen trozo de cáscara. Arrancar los trozos de cáscara sin cuidado puede provocar que desperdiciemos una importante parte de este alimento. Hay personas que aseguran poder pelar un huevo cocido soplando tras retirar una pequeña parte de cáscara. Por si no posees esta curiosa habilidad, te enseñamos algunos trucos para que puedas pelar un huevo cocido de la forma más sencilla y efectiva posible.
Es importante tener en cuenta que en lo que se refiere a pelar huevos duros, menos es más. Se ha oído que es conveniente hervirlos con vinagre, aceite, sal o incluso azúcar, pero la clave está en incluir únicamente agua. Se recomienda meter el huevo en un recipiente con vapor dentro de una olla más grande donde estará el agua hirviendo. Debemos asegurarnos que el agua cubre totalmente la cáscara del huevo. Una vez hecho esto, dejaremos que el agua alcance el punto de ebullición y esperaremos aproximadamente un cuarto de hora. Una vez que haya pasado este tiempo, se recomienda sumergir el huevo en agua fría. Esto finalizará el proceso de cocción y además ayudará a que la cáscara se despegue de la piel y podamos pelarlo mejor.
Si aún habiendo hecho todo esto la cáscara del huevo se nos resiste, hay algunos trucos para poder pelar el huevo lo mejor posible. Para el primero de ellos, necesitaremos una cuchara. Una de las soluciones que podemos llevar a cabo con este utensilio consiste en dar toques pequeños pero consistentes a la cáscara del huevo antes de pelarlo para que la piel de debajo se despegue. Si aun así la piel se queda pegada a la cáscara, utiliza la cuchara para hacer un efecto de palanca introduciéndola entre la piel y el huevo y girando progresivamente la cuchara hasta que la cáscara se separe del huevo totalmente.
Para el siguiente truco, no necesitaremos nada más allá de nuestras propias manos. Basta con poner el huevo sobre una superficie dura y poner nuestra mano en una postura plana sobre él. Una vez hecho esto, comenzaremos a hacer presión sobre el huevo mientras lo rodamos hacia delante y atrás ejerciendo presión sobre él. La presión y el movimiento de rodar harán que la cáscara se agriete y que resulte más fácil retirarla.
Otro sencillo truco que puedes utilizar para pelar tu huevo es meterlo en un recipiente con un poco de agua fría. Cierra el recipiente y agítalo. De esta forma, el huevo se agrietará fácilmente y el agua fría ayudará a que la cáscara se separe con más facilidad.
El huevo duro contiene multitud de propiedades. Algunas de ellas son su alto contenido en proteína, que lo convierte en un alimento ideal para los deportistas; su efecto saciante que nos ayuda a perder peso de forma saludable o su porcentaje de vitaminas y ácido fólico. Ahora que ya sabes como pelarlo, ¿a qué esperas para comerlo?
tracking