Revista Mía
60e7fb065cafe899e7040cf3

Te contamos cómo pelar un kiwi fácil y rápido

Descubre los métodos para pelar un kiwi a la perfección

Autor: Laura Lezama
Seguro que has comido un kiwi alguna que otra vez, pero ¿sabes pelarlo correctamente?. La piel de esta fruta se caracteriza por su color marrón, su textura dura y sus pelitos. Son varios los especialistas que han recomendado comer la piel del kiwi por sus múltiples beneficios, asegurando que es totalmente comestible.
Al margen de que decidas comer la piel o no, incluir el kiwi en tu dieta tiene una gran cantidad de ventajas. Esta fruta originaria de China se comenzó a plantar alrededor del mundo a comienzos del siglo XX. El kiwi es una de las frutas más ricas en antioxidantes, que garantizan la salud de las células y retrasan los signos de envejecimiento. Además, tienen un altísimo contenido en vitamina C: casi 93 miligramos por cada cien gramos de fruta; así que si necesitas un extra de defensas o notas que tu cuerpo no absorbe correctamente el hierro...¡adelante con los kiwis!
Pese a su proliferación en climas más cálidos, el kiwi madura en la temporada invernal. La época óptima para consumir kiwi se da entre octubre y marzo. Otra de las muchas ventajas de esta fruta es lo mucho que puede aguantar en buen estado: si la conservamos en un lugar seco y relativamente fresco, el kiwi puede durar hasta medio mes. Quizá alguna vez hayas intentado pelar un kiwi y has tenido dificultades o has acabado por tirar gran parte de su carne. Hoy te enseñamos cómo pelar el kiwi correctamente para que puedas disfrutar de todas sus propiedades sin desperdiciar nada.

Con cuchillo

La piel del kiwi se caracteriza por su dureza y por eso un cuchillo normal o de sierra puede ayudarnos a retirarla. Para ello, sostén el kiwi con una mano. Con la otra -preferiblemente tu mano dominante- pon la hoja del cuchillo en la parte superior del kiwi, justo debajo del cáliz, y presiona hasta que notes que la piel de la fruta comienza a deslizarse por debajo del cuchillo. Una vez que lo hayas conseguido, saca las tiras de piel de arriba abajo, haciendo una presión suficiente para que la piel salga sin arrancar demasiado del interior de la fruta.
En primer lugar, necesitaremos un cuchillo para eliminar los bordes del kiwi. Una vez hecho esto, metemos la cuchara entre la fruta y la piel, teniendo en cuenta que la parte de atrás de la cuchara es la que debe estar en contacto con la piel. Presionaremos hacia afuera e iremos girando el kiwi hacia los lados hasta que salga toda la piel.
Si no quieres trocear el kiwi ni añadirlo a otro plato, comerlo a cucharadas puede ser la solución más rápida y sencilla. Para evitar problemas quitando la piel, basta con que cortes el kiwi por la mitad hasta obtener dos mitades. Una vez hecho esto, utiliza una cuchara pequeña para comer al kiwi a cucharadas, como si fuera un yogur.
Si la piel está dura y no tienes ningún utensilio a mano, utilizar agua puede ser la solución para desperdiciar la menor cantidad de kiwi posible. Para esta solución, necesitaremos un recipiente con agua que pueda cubrir el kiwi por completo. Herviremos el agua y una vez que llegue al punto de ebullición, meteremos el kiwi dentro y lo dejaremos dentro durante aproximadamente diez minutos. Cuando haya pasado este tiempo, retiraremos el agua hirviendo e introduciremos el kiwi en agua fría. Una vez que el kiwi se haya enfriado un poco, podremos retirar la piel con nuestros propios dedos.
tracking