Revista Mía
60e834185bafe87874fcf726

Así es como deberías preparar tu smoothie

Te enseñamos el orden correcto en el que deberías añadir los alimentos a tu smoothie.

Autor: Laura Lezama
El smoothie es una bebida ideal para cualquier etapa del año. Es sencillo y saludable: basta con juntar varios alimentos, pulsar el botón de la licuadora y...¡a disfrutar!
Además de ser sencillos y deliciosos, los smoothies cuentan con muchísimas ventajas para nuestra salud. Tomar uno de estos batidos recién hechos normalmente combina las propiedades de las frutas, las verduras y los lácteos y nos aportará un extra de vitaminas, minerales y antioxidantes. Si te cuesta incluir las piezas necesarias de fruta y verdura en tu dieta, estos batidos pueden ser la solución ya que te aportarán todas las ventajas de estos alimentos y podrás tomarlos fácilmente.
Además, facilitan el trabajo a nuestro estómago, que no tendrá que procesar tanto los alimentos. Normalmente tienen menos calorías que otras bebidas procesadas y están igual de deliciosos, por lo que si quieres cuidar tu salud, no dudes en pulsar el botón de encendido de tu licuadora. Ahora bien, si los añades en este orden le sacarás el máximo partido a tus smoothies.

Empieza por los líquidos

Ya sea agua, leche o alguna bebida vegetal, lo mejor para el resultado final es que pongas el líquido en primer lugar. El giro de las cuchillas crea una espiral que hará que tus ingredientes se integren mejor en la parte líquida del batido si pones esta en primer lugar. Añadiendo la parte líquida en primer lugar, lograrás que los ingredientes que vayas añadiendo se reblandezcan y el batido tenga una mejor textura final.
Si incorporas algún tipo de proteína en polvo o especia a tu batido, incorpóralos justo después de la leche o el agua. Esto ayudará a que se disuelvan mejor en el líquido y evitará que te encuentres grumos o trazas cuando estés disfrutando de tu batido.
Ya sea fruta o verdura lo que vas a añadir a tu batido, ahora es el momento. Si te has decantado por la fruta, es mejor que la hayas hecho trozos previamente con el cuchillo para evitar sobrecargar tu licuadora. Si vas a hacer un batido verde, debes tener en cuenta que las verduras de hoja, como la acelga o la espinaca, necesitan un tiempo extra de licuado para que las fibras y partes duras que contienen se disuelvan correctamente.
Añadir ingredientes como yogur o nata espesará la mezcla y le añadirá un aporte extra de calcio y sabor. Los lácteos son muy importantes en una dieta equilibrada, ya que mantienen nuestros huesos fuertes, controlan la presión arterial y previenen enfermedades como la obesidad, entre otras muchas propiedades. Para mantener tu batido en su estado más saludable, conviene que los ingredientes en crema que utilices sean lo menos procesados posible. Puedes optar por yogur griego o por nata casera sin azúcar.
Para finalizar, puedes añadir nueces, hielo o alguna fruta congelada para aportar un extra de sabor y frescura a tu batido.
Llegados a este punto, quizá te estés preguntando por qué es conveniente ser tan metódicos en lo que respecta a hacer batidos. Se debe a que añadiendo primero los ingredientes más ligeros, la licuadora los batirá mejor que si comenzamos por las sustancias más duras y de esta forma el resultado final será más bebible. Siguiendo este orden, evitarás el riesgo de cavitación, un fenómeno producido cuando mezclamos ingredientes fríos y calientes que hace que se forme una bolsa de aire en trono a las cuchillas de la licuadora y evita que triture correctamente los alimentos. Ahora que ya eres una experta en la preparación de smoothies...¡no dudes en disfrutar de todos sus beneficios!
tracking