Revista Mía

Trucos infalibles para que el limón dure en perfecto estado más tiempo

Si siempre compras limones y se te estropean a los pocos días, te vamos a dar los mejores consejos para conservarlo en tu casa.

El limón es uno de esos alimentos imprescindibles en cualquier cocina, ya que es muy versátil. Su uso es muy variado, puesto que podemos utilizarlo para postres, salsas, marinar carnes y pescados, conservar los alimentos o hacer platos basados en él mismo.
No obstante, es posible que te haya pasado que quieras utilizarlo y su aspecto esté deteriorado o incluso, se haya podrido. Si no sabes cómo conservarlo, te damos los mejores trucos para evitar que te pase esto.
En primer lugar, hay que tener en cuenta que se puede guardar en el frigorífico o a temperatura ambiente en un envase indicado para ello. Un aspecto importante es que debes saber cuándo quieres volver a usarlo para elegir el sitio más adecuado para su conservación.
Si vas a utilizarlo tarde y deseas mantenerlo durante un tiempo, el frigorífico es la mejor opción. En la nevera, este alimento puede conservarse durante dos o tres semanas. Por el contrario, si queremos utilizarlo pronto, se puede guardar fuera de esta. Eso sí debes saber que en muchas recetas el limón debe estar fresco, por lo que puede ser mejor opción dejarlo en la nevera igualmente.
Cuando conservamos un limón en la nevera no debemos olvidarnos de él. Es muy común guardarlo para futuras ocasiones y dejarlo durante más tiempo del indicado. En estos casos, el limón termina yendo a la basura. Para ello, existen algunos trucos que nos ayudarán en esta tarea.

Los limones siempre frescos

Los limones que guardamos en el frigorífico deben colocarse en un lugar adecuado. La mejor opción es utilizar una bolsa hermética y una servilleta de papel para aprovechar la humedad. Primero, debes colocar una servilleta de papel en la bolsa. A continuación, introduce el limón junto a la servilleta en la misma bolsa. Cierra la bolsa hasta eliminar todo el aire y quede totalmente hermética. Por último, coloca la bolsa en el frigorífico. ¡Y no te olvides de usarlo!
La ventaja de este método es que la humedad que desprenden los limones será absorbida por la servilleta. Entonces los limones permanecerán frescos durante más de cuatro semanas.
Otro truco que puede servirte, si solo necesitas un poco del jugo de limón, es hacer un agujero. Solo tienes que rodar el limón, realizar un agujero pequeño en alguno de los extremos y extraer el jugo que necesites. Este método permite conservar el limón mejor, aunque la otra técnica permite conservarlo más tiempo.

Usos menos conocidos del limón

Los limones que nos sobran podemos utilizarlo para otros usos sin tener que tirarlo. Este alimento se puede usar para controlar el apetito. Esta fruta contiene pectina, un componente que actúa en nuestro organismo creando la sensación de saciedad. Puedes extraer un poco del jugo de limón para beberlo como un refresco. Recuerda que en ningún caso esto puede sustituir a una comida dentro de una dieta variada y equilibrada, sino que solo puede ser una ayuda para un momento puntual.
Asimismo, el limón se puede usar para eliminar los malos olores en nuestra nevera. Para ello, corta unas rodajas de limón y colócalas sobre un plato con sal. Déjalo en el frigorífico hasta que se vaya el olor. En cuanto al microondas, puedes utilizar el mismo truco. Caliente un vaso de agua durante unos minutos con el jugo de un limón y podrás eliminar cualquier mal olor.
tracking