Revista Mía

Aprovecha la fruta madura

En ocasiones, compramos la fruta que se estropea antes de consumirla. No derroches: te mostramos cómo aprovecharla.

Autor: Montse Valls
Cuando las piezas de fruta comienzan a estar más blandas de lo normal, solemos desecharlas. Ten en cuenta que la fruta madura es más dulce, así que da mucho juego en la cocina. A continuación, te damos algunas ideas para que puedas sacarle partido a estos alimentos.
'Smoothies' o batidos
Esta idea es perfecta para desayunos o meriendas. Trocea la fruta y añádela a una batidora con un poco de leche, yogur o zumo de naranja y haz el batido a tu gusto.
Ensaladas
Corta a taquitos las frutas que desees e incorpóralas a un bol con lechuga, tomatitos cherri, queso u otros ingredientes. Combina dulce y salado y crea un plato muy saludable.
Al horno
La manzana y la pera son los alimentos más utilizados para esta técnica. Puedes preparar una compota o tartas.
Haz mermelada
Limpia la fruta, colócala en un bol junto al azúcar (la mitad que el peso de la fruta), tápala con plástico de cocina y déjala en la nevera unas 24 horas. Luego, vierte todo en una olla con el jugo de 1 limón y, cuando rompa a hervir, baja el fuego y deja 45 minutos. Pasa suavemente por la batidora, dale un último hervor, quítale la espuma y pónla en tarros de cristal, a los que harás el vacío.
Macedonia
Corta los alimentos que quieras y colócalos en un bol para crear una rica ensalada de frutas.

Batido de plátano y kiwi con semillas de chía

Foto: Istock

Batido de plátano y kiwi con semillas de chíaFoto: Istock

Ingredientes:
  • 4 kiwis
  • 4 plátanos maduros
  • 1 taza de hielo picado
  • 1/3 taza de yogur o leche
  • Azúcar
Elaboración:
Pela la fruta y córtala a trozos. Incorpórala a la licuadora.
Agrega la taza de hielo picado, el yogur natural o la leche. Si no quieres añadir lácteos, puedes prescindir de ellos y usar una bebida vegetal o hacer la bebida más light agregando solo el hielo.
Mezcla, poco a poco, todos los alimentos que están en el recipiente hasta que toda la fruta quede suave y sin grumos.
Añade el azúcar poco a poco y ve mezclando y probando, para evitar pasarte con el dulzor.
Vierte la cantidad deseada en los vasos y añade semillas de chía.
¡Truco!:
Si no quieres cocinar en ese mismo instante, trocea la fruta a taquitos, guárdala en una bolsita transparente y congélala para usarla más adelante.
tracking