Revista Mía

Seguridad alimentaria en casa en 4 pasos

Si la inocuidad de los alimentos debe estar garantizada en todos los eslabones de la cadena alimentaria, tenemos que mantenerla en nuestra casa.

Casi la mitad de las intoxicaciones alimentarias se dan en el entorno del hogar. Aquí resumiremos todo en cuatro puntos básicos fáciles de recordar: lavar, separar, cocinar y enfriar.

1. Lavar

Foto: Istock

Seguridad alimentaria en casaFoto: Istock

  • Lavado de manos. Antes y después de tocar algún alimento.
  • Limpieza de superficies y utensilios tablas de cortar: los platos, los utensilios y las superficies de la cocina se deben lavar con agua caliente y jabón. Especialmente si hemos estado manipulando alimentos crudos.
  • Limpieza de paños y bayetas. Ojo, no sirve sólo con lejía, es necesario hacerlo en un ciclo de lavado de agua caliente.
Las bayetas, estropajos, trapos de cocina, se deben lavar con agua caliente al menos una vez a la semana, es así como evitaremos que las bacterias formen biofilms, los responsables de que esté gelatinosa. Los biofilms son estructuras que forman las bacterias para sobrevivir. Una vez se instalan, es mejor tirar la bayeta que intentar quitarlo, así que lo importante es evitar que aparezcan, y eso no lo hace la lejía, sino el calor.
  • Lavar las frutas y las verduras. Ni el pollo ni los huevos se tienen que lavar, sólo frutas y verduras. En general debemos pensar si hay un paso posterior que nos elimine los riesgos. En este caso, vamos a cocinarlo. Si lo lavamos, estamos dejando bacterias que se esparcirán en gotitas donde antes no había.
  • Eso sí, no se lavan las frutas antes de meterlas en la nevera sino antes de consumirlas o cocinar. Si lo lavamos antes, estaremos eliminando la capa de protección que tiene de forma natural y se estropeará antes.
  • Evitar la contaminación cruzada.
  • Usa una tabla de cortar para frutas y verduras frescas u otros alimentos que no se cocinan antes de comer y otra para las carnes, pescados y mariscos crudos. Hay que cambiarlas cuando estén muy gastadas o por las ranuras pueden acumularse bacterias.
  • Utilizar platos y utensilios distintos para los alimentos crudos y los cocidos.
  • Carnes, aves, pescados y mariscos crudos deben guardarse en recipientes o bolsas de plástico selladas antiderrames. Congelar retiene a las bacterias, así que no las elimina, no esperemos al día antes de que se estropee para congelarlo, si no lo vamos a consumir en los dos siguientes días, mejor directamente congelarlo.
  • En la nevera, hay que mantener los huevos en su caja original y guardarlo en la balda central, no en la puerta.
¿Cómo congelar correctamente?
Da igual si es en film transparente o papel de aluminio, lo importante es hacerlo de la forma más plana posible para que se congele cuanto antes y de la forma más uniforme. Ocurrirá lo mismo en la descongelación.
Foto: Istock

Cuidado con la seguridad alimentaria en casaFoto: Istock

  • Los alimentos se cocinan de manera segura cuando la temperatura interior es lo suficientemente alta como para matar microorganismos que pueden provocar una intoxicación alimentaria.
  • No mantener la comida caliente fuera de la nevera más de dos horas en verano y una en invierno.
  • Las bacterias que causan intoxicación alimentaria se multiplican rápidamente entre los 20-50 grados, no se lo pongamos fácil.
  • Hay que controlar la temperatura de nevera y congelador. Entre 4 y 8 el primero y a -18ºC el segundo.
  • Las sobras deben colocarse en recipientes poco profundos y deben refrigerarse de inmediato para que se enfríen rápidamente.
  • Jamás descongelar ni marinar alimentos en la encimera. La forma más segura de descongelar es en la nevera, pero si te nos olvida, utilicemos el microondas, nunca lo dejaremos a temperatura ambiente o le estamos dando vía libre a la multiplicación de microorganismos.
  • El congelador no destruye los gérmenes nocivos, pero conserva los alimentos hasta que pueda cocinarlos.
Y, por último, pero no menos importante: la compra.
Compra siempre los alimentos en establecimientos con registro sanitario y garantías de seguridad. Por ejemplo: no compremos el marisco al conocido del dueño del bar donde vas a tomar el café será muy ricos, pero seguramente carezcan de garantías sanitarias.
Recordad, frente al miedo: conocimiento.
tracking