Revista Mía

5 hierbas aromáticas que no pueden faltar en tu cocina

Si todavía no eres usuaria habitual de las hierbas aromáticas en la cocina, continúa leyendo porque te descubrimos 5 hierbas que van a convertirse en un must dentro de tu repertorio.

Quienes son amantes del uso de hierbas en la cocina lo saben: se nota cuando se nos olvida añadir laurel al arroz blanco o cuando no agregamos orégano a esa pizza casera que hemos hecho con tanto mimo. Sí, la ausencia de hierbas aromáticas en nuestros platos se nota (y mucho), especialmente si sueles incorporarlas a tus creaciones culinarias. Son plantas muy habituales en la cocina mediterránea por sus cualidades aromáticas y condimentarias. Aunque existe una amplia variedad, la expresión ‘finas hierbas’ se utiliza por lo general para designar una mezcla de cuatro hierbas: cebollino, perifollo, estragón y perejil, que constituyen el pilar de la cocina francesa.
Normalmente lo que se utiliza son las hojas de las mismas (salvo en algunas excepciones, como en el caso del lemongrass), ya sean frescas o secas. Puedes añadirlas a ingredientes tanto en crudo como ya cocinados, ya sea para sazonar guisos como para realzar los diversos aromas de los platos culinarios. Eso sí, a la hora de conservarlas has de tener en cuenta lo siguiente (si es que quieres preservar todas sus propiedades):
  • La luz y el calor son enemigos de las hierbas aromáticas y las especias en general, así que no las guardes cerca de una fuente de calor o dejes que reciban luz directa. Puedes guardar los frascos en los que suelen comercializarse en un caja de plástico. Esto también es ideal para mantener cierto orden: pega una etiqueta en la tapa de cada frasco para que sea fácil de leer desde arriba y así las tendrás bien identificadas.
  • Si no las guardas en frascos, los envases y bolsitas que se cierran herméticamente pueden estar bien, y mejor si son oscuros.
  • Lo más prudente comprar en pequeñas cantidades con más frecuencia, y no adquirir grandes cantidades de hierbas que tardemos mucho en utilizar y que pierdan sus características con el tiempo.
Y a la hora de cocinar, ten en mente lo siguiente:
  • En una receta, 1 cucharadita de hierbas secas equivale a 1 cucharada fresca.
  • Para liberar todo su sabor, lo mejor es rehidratar las hierbas secas. Agrégalas al comienzo de la cocción o unos 20 minutos antes de que los alimentos terminen de cocinarse. Intenta mezclar hierbas con 1 cucharadita de aceite y déjalas reposar durante unos 10-15 minutos antes de usarlas en aderezos, adobos o salsas. En lugar de espolvorear orégano seco en una pizza, mézclalo con un poco de aceite y úsalo como una salsa ligera.
  • Las hierbas secas también son una forma útil de reducir nuestro consumo de sal. Cuando sea posible, añádelas durante el proceso de cocinado en lugar de esparcirlos por encima.
Sabiendo esto, te hablamos de 5 hierbas aromáticas que no deberían faltar en la cocina de ningún foodie que se precie. ¡Apúntalas para hacerte con ellas la próxima vez que vayas a la compra!
tracking