Revista Mía

Ostras: todos los secretos para que queden de 10

Ricas en proteínas, bajas en grasas y uno de los moluscos más codiciados. Las ostras son un marisco ideal para celebraciones y eventos especiales, pero hay que saber cómo manipularlo. ¡Te descubrimos todos nuestros trucos!

¿Te resistirías a unas ostras con champán? Y ya si fuera frente al mar… Soñar despierto es gratis, pero las ostras son un alimento que, al igual que muchos otros mariscos, resultan ideales para ocasiones especiales aunque tiene tantos detractores como fieles amantes. Debido a su jugosa carne y su sabor ‘a mar’ son el molusco más deseado y se han convertido en una opción muy codiciada en eventos y banquetes.
A nivel nutricional, por cada 100 gramos contamos unas 199 calorías, 13 gramos de grasas, 9 de proteínas, 12 de hidratos de carbono, 71 mg de colesterol,  62 de calcio, 7 de hierro y 417 de sodio. Al ser bajas en grasas y altas en proteínas son un alimento realmente nutritivo y saludable,ya que  también contienen tanto hierro como la carne roja, lo que las convierte en una buena alternativa si no comes carne o pretendes reducir su ingesta. Las ostras son ricas en ácidos grasos omega 3, que ayuda a reducir el nivel de colesterol y triglicéridos, al tiempo que regula el funcionamiento de nuestro sistema cardiovascular. No obstante, este molusco también es rico en colesterol (no todo iba a ser perfecto) y resulta saludable siempre y cuando forme parte de una dieta equilibrada.

Cómo preparar las ostras

5f57f48f5bafe89d5468fa76

ostras rockefeller sobbre fondo azul

Las ostras cerradas deben ser abiertas, cosa que normalmente todos los pescaderos pueden hacer por ti y te ahorrará trabajo. Aún así, si te apetece hacerlo tú misma, es mejor usar un cuchillo para ostras especializado, que es corto y desafilado y cuenta con un protector para los dedos. ¡No queremos que sufras ningún incidente indeseado! Estos son los pasos a seguir si quieres abrir las ostras como una auténtica experta:
  1. Primero, sostén la ostra con mucha firmeza con un paño grueso para proteger tus manos, luego inserta el cuchillo en la ‘bisagra’ o ranura que presenta el molusco.
  2. Gira la punta del cuchillo en dicha ranura para conseguir un punto de apoyo firme. Una vez  sientas que el cuchillo está firmemente en su lugar, libera la presión del cuchillo y suavemente haz palanca o gira el cuchillo para romper el músculo de la ostra. Por lo general, podrás escuchar un ruido, provocado por la separación de ambas conchas.
  3. Afloja un poco la ostra abierta de la concha para que sea más fácil de comer.
¿Cómo servir las ostras?
Habitualmente, las ostras se sirven crudas y presentadas en media concha con abundante limón para exprimir, salsa Tabasco o vinagreta. El sabor salado y rico en sodio de las ostras marida a la perfección con aderezos picantes y de estilo asiático. Si por el contrario no te gustan las ostras crudas (es normal que su textura no agrade a todo el mundo), retíralas por completo de la concha y sírvelas escalfadas con una salsa suave.
Si estás sirviendo ostras a una persona escéptica, opta por presentarlas cocidas, ya que elimina parte del factor ‘miedo’ que suele acompañar a comer este molusco. Si las vas a cocinar, te recomendamos elegir ostras más grandes y carnosas. Y si te animas a utilizar el horno, apuesta por las ostras al horno Rockefeller, cubiertas con una salsa a base de mantequilla de hierbas y pan rallado y después ligeramente asadas.
tracking