Revista Mía

El truco definitivo para aprovechar hasta la última gota de una botella de vino

Es una idea tan sencilla como original y práctica, y puedes hacerla con otros productos también. 

La “última uva”, como muchos conocemos al “culo” de la botella de vino, da mucha rabia cuando se queda. Pero a veces pasa que ni con los postres conseguimos acabarla, seguramente por tener “malos” compañeros de mesa… ¿Qué hacer entonces con ese poco de vino tinto que ha sobrado?
Bromas aparte, ya sabes que no debemos abusar de las bebidas alcohólicas, tampoco del vino, así que mejor que sobre a pasarnos de un límite razonable. Además, no pasa nada. Siempre puedes taparla bien con un tapón adecuado o con el corcho del revés y acabarla por la noche o al día siguiente. Pero si no te gusta el vino tras pasar demasiados horas abierto, no te preocupes, hay otro truco que puedes hacer para no desperdiciar lo que quede de líquido.
La idea es de Diana Innes, y necesitarás solo una cubitera, como ella misma ha mostrado en redes sociales. Lo único que tienes que hacer es rellenar la cubitera con el vino que te sobre y meterla al congelador alrededor de una hora. Tendrás entonces unos hielos de vino perfectos para tomarte un refresco (con alcohol, ojo, solo apto para adultos).
Ella recomienda, en concreto, servir los hielos en una copa con unas gotas de zumo de limón y tónica. Pero también está muy rico si haces una especie de limonada o calimocho, mezclando el hielo con refresco de cola y cáscaras de cítricos. ¡Pruébalo y nos cuentas! 

Hielos de sabores

En realidad, la idea original de hacer hielos de vino tinto no es de Diana Innes —sí, que tengamos constancia, la idea de combinarlos así—. Probablemente ya lo habrás visto antes. Yo recuerdo, por ejemplo, haber visto a Arzak en alguna de sus colaboraciones con Arguiñano en Televisión recomendarlo como truco.
De hecho, puedes hacer hielos de sabores con más ingredientes. Uno de los sabores más populares es el de café, que puedes hacer con sobrante de esta bebida, algo que ocurre a menudo si preparas una cafetera grande por la mañana. Puedes usar los hielos de café para tus cafés con hielo de verano y cualquiera de sus versiones, de las que te recomendamos una selección aquí. También son ideales para tomar una compita de licor de café o cualquier otra bebida destilada con este ingrediente como base.
60e582ac5cafe887dbda4b67

Hielos caserosFoto: iStock

Una segunda idea, más original porque se ve menos, es hacer el hielo de limón o de lima. Incluso de naranja. Solo tendrás que exprimir la fruta que escojas y congelarlos así. También puedes añadir para potenciar el sabor un poquito de la cáscara rallada o incluso alguna hierba aromática muy triturada; por ejemplo, la menta.
Para refrescos, combinados, bebidas alcohólicas afrutadas como la sangría, e incluso para darle un toque especial al agua fresca en verano —la bebida más saludable que puedes tomar—, es una idea genial. Y lo mejor de todo es que es una manera de aprovechar y no tirar aquello que te sobre al cocinar. El medio limón o lima de turno, las cáscaras de esas frutas cuyo zumo has usado para cocinar o como bebida o una pizca del manojo de hierbas que has necesitado para aromatizar la comida del día.
tracking