Revista Mía

Trucos para preparar tuppers saludables

¿Necesitas llevarte la comida a la oficina? Te damos las claves para preparar tuppers saludables y llenos de sabor.

Comer fuera de casa es uno de los retos a los que nos enfrentamos si queremos cuidarnos (y ya no digamos bajar de peso). Resistir la tentación de bajar al bar de enfrente (donde normalmente, comeremos platos hipercalóricos) no es fácil.  A veces caemos en el error de recurrir a las ensaladas de supermercado, producto que en ocasiones lleva más calorías de las que pensamos. Por eso, llevarnos un tupper de casa se convierte en la mejor opción para cuidarnos. 
Comer de tupper es la alternativa más saludable que el típico plato precocinado o la oferta de los restaurantes de menú. Si bien es cierto que exige cierta planificación, todo es cuestión de organizarse. Te damos las claves para preparar recetas sanas y ligeras para tus tuppers. ¡Toma nota!
  1. Cocina un día para toda la semana. Dedicar los domingos a cocinar para toda la semana es una de las mejores cosas que puedes hacer a la hora de planificar tus menús saludables. Puede dar cierta pereza, pero te aseguramos que el tiempo invertido merecerá la pena, pues ahorrarás un montón de tiempo el resto de la semana.
  2. Ten siempre un 'comodín' a mano. Prepara elaboraciones básicas que te aguanten toda la semana en la nevera y que sirvan como base de tus recetas. Por ejemplo, arroz o pasta integral, cuscús o quinoa. Legumbres como lentejas o garbanzos  pueden ser una buena base si vamos a preparar una ensalada.
  3. Cuando prepares la cena, prepara también el tupper del día siguiente.  De este modo, ahorrarás un montón de tiempo por la mañana. 
  4. Recuerda la importancia de añadir una buena ración de vegetales.  La clave para comer variado con pocos ingredientes es cocinarlos de diferentes maneras. Agrupa los que más te gusten y cocínalos de diferentes maneras, ya sea al horno, salteados, hervidos... También puedes utilizarlos crudos a modo de complemento para cualquier base (de arroz, de pasta, quinoa, cuscús...).
  5. Añade una fuente proteica,  ya sea huevo cocido (te recomendamos que cuezas varios  y los guardes para toda la semana), legumbres o carnes y pescados en filetes o taquitos. Esta última es una buena opción para añadir a tu arroz con verduras, salteados y ensaladas.
  6. Recurre a las ensaladas en tarro. Se trata de montar los ingredientes por capas, respetando esta norma: los húmedos van primero (empezando por el aliño) y los secos después (terminando con las hojas verdes). Su gran ventaja es que aguantan muchos días en la nevera y son muy versátiles. Si las preparas el domingo por la noche, podrás disponer de ellas cualquier día de la semana.
Y un último consejo... A la hora de elegir un tupper, si tienes la opción de escoger entre uno de cristal o de plástico, siempre escoge el de cristal. Es un poco más pesado, pero merece la pena porque este es el material que ha demostrado que tener menor migración de partículas a los alimentos. 
¿No tienes tiempo para prepararte los tuppers? Entonces echa un vistazo a las webs que te envían los tuppers a domicilio.
tracking