Azúcar glas: te enseñamos cómo hacerlo en casa

No tardarás ni 5 minutos en preparar tu azúcar glas casero para elaborar tus postres favoritos. ¡Anota esta receta extra rápida!

Es un ingrediente que da el toque final a bizcochos, pastas y tartas. Las amantes de la repostería no podrían vivir sin él, de eso estamos seguras. En algunos países se le conoce como azúcar flor o glacé, pero seguramente te suene más como azúcar glas. Su nombre proviene del término francés ‘sucre glace’, que hace referencia a la apariencia helada que se consigue al añadirlo a cualquier creación culinaria. Su apariencia es precisamente la de un polvo fino, y es que se trata de azúcar molido cuyos cristales no alcanzan un diámetro superior a 0,15 milímetros. También se le añade un pequeño porcentaje de almidón (normalmente de maíz) para evitar que se apelmace, ya que el azúcar glas tiende a absorber la humedad atmosférica (a esta capacidad se denomina higroscopicidad).

Suele utilizarse para decorar postres cuando está en polvo, ya que al ser tan fino se derrite en la boca dando un sabor mucho más suave del que podría conseguirse con azúcar de grano normal. Otra de las ventajas del azúcar glas es que es versátil y  también se puede mezclar con agua para glasear, por ejemplo, donuts y rosquillas caseras. El resultado será una capa fina y brillante que se formará sobre nuestro postre. En muchas ocasiones y debido a la suavidad de su sabor, se añade solo con fines ornamentales y no tanto para endulzar los postres. 

Lo utilices como lo utilices, si estás en el mood de preparar recetas de repostería, es un ingrediente que no puede faltar en nuestro repertorio. Y aunque lo puedes encontrar en supermercados y grandes superficies, a continuación te enseñamos cómo preparar azúcar glas casero. ¡Coge el delantal que nos ponemos a ello!

Ingredientes:

  • 100 gr de azúcar blanco
  • 3 gr de maizena 


Utensilios:

  • Thermomix, molinillo de café, batidora de vaso o cualquier utensilio que nos permita picar los ingredientes


Elaboración:

Las proporciones que se utilizan en el azúcar glas comercial son de aproximadamente 3 gramos de almidón (maizena en nuestro caso) por cada 100 gramos de azúcar, así que utilizaremos esta medida como referencia y si queremos preparar más, modificaremos las cantidades proporcionalmente. Una vez sabemos qué cantidad de azúcar glas queremos preparar, seguiremos estos pasos:

  1. Mezclar la maizena y el azúcar de tal manera que quede bien integrado.
  2. Picar en el molinillo a máxima potencia (para que quede lo más fino posible, aunque también dependerá de gustos) y parar de vez en cuando para remover. Bastará con 1 minuto.
  3. Una vez molido el azúcar, es necesario oxigenarlo. Esto lo conseguiremos tamizando la mezcla resultante varias veces. Cuantas más veces la tamices, más suelto quedará. Para este paso puedes utilizar un colador con la red fina.
  4. Y hecho esto, ¡ya está listo nuestro azúcar glas! ¿A que resulta más rápido y fácil de lo que pensabas? Para conservarlo en perfectas condiciones te recomendamos guardarlo en un recipiente o tarro en el que no pueda entrar humedad. Podrás utilizarlo para postres como el merengue, ensaimadas, hojaldres… ¡Eso lo dejamos a tu elección!
leonor nieto garcia

Leonor Nieto García

¿El mejor plan? Salir de cañitas y pinchos. Periodista y Community Manager amante del buen comer, de compartir plato y experiencias y brindar con alegría por las cosas buenas.

Continúa leyendo