Cocinar para muchos y hacerlo con éxito: estos son los trucos

Olvídate de las prisas a última hora cuando tengas que preparar comida para varias personas. Te damos las claves para que tu celebración sea un éxito y puedas disfrutar de ella al máximo sin preocuparte de más.

Te ponemos en situación: tienes una reunión en casa y resulta que al final os juntáis más personas de las que esperabas. Ante ti tienes un reto de nivel experto en cuanto a habilidades culinarias se refiere: cocinar numerosos platillos, tanto dulces como salados, y no morir en el intento. ¿Es posible? Sí, convéncete porque puedes con ello siempre y cuando tengas en cuenta una serie de aspectos que te desvelamos a continuación. ¿Estás lista para convertirte en la anfitriona perfecta?

Elementos a tener en cuenta antes

  • Planifica con antelación: no dejes para el final decisiones referentes a los platos concretos, por ejemplo. Piensa qué recetas quieres elaborar exactamente para contar con los ingredientes necesarios en el momento de su elaboración y no tener sustos de última hora.
  • Ten en cuenta las necesidades de los asistentes: procura saber con margen suficiente si alguien sigue un régimen alimenticio especial o si padecen de alguna intolerancia o alergia. También puedes cubrirte las espaldas preparando algunos platos y canapés aptos para vegetarianos, que nunca está de más.
  • Establece franjas por edades: quizá en la reunión estarán presentes niños y ancianos, por lo que es conveniente tenerlos en cuenta para crear algunos platos especialmente adaptados para ellos. Tanto para unos como para otros, lo ideal es adaptar platos que resulten blanditos y fáciles de comer, además de ser lo suficientemente atractivos.
  • El congelador, ese poderoso aliado: si puedes dejar algunos elementos ya preparados para que el día en cuestión solo tengas que sacarlos del congelador, hazlo. Esto te dará más tiempo y tendrás menos cosas de las que preocuparte. Por ejemplo, si vas a hacer algún postre o plato que requiera de masa, puedes elaborarla días (o semanas, por qué no) antes y dejarla congelada hasta la fecha en que sea necesaria. Si por ejemplo, quieres presentar un pastel de carne o el célebre solomillo Wellington, también puedes hacerlo con antelación para que después baste con meterlo al horno.
  • Pide ayuda si lo necesitas: preparar comidas multitudinarias requiere de mucho tiempo y trabajo, y puede resultar muy cansado si tienes que sacarlo adelante tú sola. No te cortes y solicita ayuda si lo necesitas, incluso los más pequeños de la casa podrán echarte una mano, aunque sea con pequeños detalles o los postres.
  • Fija una hora determinada para el encuentro: intenta quedar a una hora concreta con los asistentes, aunque siempre pueda haber quien se retrase. Esto te servirá para tener preparada y caliente la comida para ese momento y no hacer esperar al resto. También será más cómodo para ti, porque bastará con que estés atenta a tenerlo todo listo para ese momento.

Y después...

  • La recepción es importante. Los invitados irán llegando y lo más probable es que no lo hagan todos a la vez, por lo que siempre es buena opción tener algunos aperitivos o canapés para servir tipo cóctel y que los asistentes vayan rompiendo el hielo.
  • En el momento de servir, permítete ser creativa si así lo deseas, pero no improvises en el momento. Piensa en presentaciones originales que puedan resultar atractivas.
leonor nieto garcia

Leonor Nieto García

¿El mejor plan? Salir de cañitas y pinchos. Periodista y Community Manager amante del buen comer, de compartir plato y experiencias y brindar con alegría por las cosas buenas.

Continúa leyendo