Cómo despiezar el pollo y aprovechar todos los cortes

La carne de pollo es uno de los ingredientes básicos que no puede faltar en tu cocina, ¿pero alguna vez has comprado un pollo entero y no has sabido cómo trocearlo para aprovechar al máximo todos los cortes? Te enseñamos cómo despiezar el pollo como una profesional.

Algunas cosas es mejor hacerlas en casa cuando hablamos de comida, y despiezar el pollo no es una excepción. Comprar un pollo entero es una gran idea aunque a priori pueda resultar algo laboriosa, y más adelante te contamos por qué. 

Además, no necesitarás ninguna herramienta o menaje a parte del que ya tengas en casa. El cuchillo que mejor funcionará en este caso será el llamado 'cuchillo cebollero', un cuchillo que seguro tendrás ya que es el que se suele utilizar para picar casi todo: carnes, verduras, pescados... También necesitarás una tabla de cortar, procura que sea antideslizante y estable para que no se mueva durante la labor de despiece y así evitar cualquier tipo de accidente.

¿Por qué es mejor comprar un pollo entero?

La mayoría de las veces compramos nuestra carne ya fileteada y envasada por comodidad, pero en el caso del pollo comprarlo entero tiene muchas más ventajas. Para empezar, es mucho más económico. Si echas cuentas, podrás observar que 'sale' mucho mejor comprar el pollo entero y despiezarlo en casa a comprarlo por cortes. 

Llevarte el pollo entero a casa también es un acto de respeto hacia al medio ambiente: la cantidad de residuos plásticos que genera en mucho menor porque solo se utiliza una pieza de plástico para envolverle (y no un envase para corte, como ocurre cuando ya lo compramos despiezado). 

¿Lo mejor? Que el pollo al completo durará intacto durante más tiempo. Seguramente te habrás fijado en que, cuando compras una bandeja de pechugas (por ejemplo), estas tienden a estropearse rápidamente. Si compras un pollo entero, permanecerá intacto en la nevera durante un par de días. Eso sí, una vez despiezado procura congelarlo o consumirlo en breve.

Aprende a despiezarlo

Puede parecer muy complicado al principio, pero te prometemos que no lo es tanto y que con la práctica irás mejorando. Así que si te animas a trocear tú misma el pollo, no temas y sigue nuestras indicaciones para hacerlo como una auténtica experta.

Primero coloca el cuerpo del pollo hacia arriba, con la parte de los muslos colocados hacia ti. Lo más sencillo es comenzar por esta parte para poder manipular el pollo con más facilidad. Corta la piel que une el muslo a la denominada carcasa (la parte del tronco, por así decirlo). Así quedarán visibles las articulaciones donde debemos separar el muslo de la carcasa. Puedes despiezar todo el muslo o cortar en las articulaciones para después dividir en contramuslo y muslo. Haz lo mismo en el otro lado.

Llegó el turno de las alitas. Tendrás que estirarlas para ver la ubicación exacta de las articulaciones, que es por donde tendrás que cortar siempre. Elige la articulación que esté más cerca de la propia carcasa y corta por ahí. Al igual que ocurre con los muslos, podrás optar por mantener el alita completa o dividirla en piezas más pequeñas.

Una vez despiezados los muslos y las alas, les toca a las pechugas. Primero tendrás que retirar la piel que las cubre. Puedes hacer un corte recto sobre ella y después irla retirando poco a poco, estirando con cuidado. En es momento de cortar, procura acercar el cuchillo a la carcasa lo máximo que puedas, así se despegará una mayor cantidad de carne y podrás aprovecharla al máximo. Las costillas podrán servirte como referencia de dónde cortar. Una vez hayas retirado la carne, deja las pechugas enteras, haz filetes más finos o corta en daditos. 

Habiendo cortado ya muslos, alitas y pechugas solo quedará la carcasa. Te recomendamos no deshacerte de ella, ya que es perfecta para preparar caldos. Ahora que ya sabes cómo despiezar el pollo, ¿te animas a hacerlo en casa? 

leonor nieto garcia

Leonor Nieto García

¿El mejor plan? Salir de cañitas y pinchos. Periodista y Community Manager amante del buen comer, de compartir plato y experiencias y brindar con alegría por las cosas buenas.

Continúa leyendo