Cómo elegir el mejor salmorejo y gazpacho del supermercado

Anota estas recomendaciones para escoger las mejores opciones en tu próxima visita al supermercado.

Son dos de los productos más consumidos en verano, especialmente en el sur de España. Hablamos del salmorejo y del gazpacho, dos platos muy similares preparados a partir de un triturado de verduras donde predomina el tomate y el pimiento, entre otros vegetales. Dos opciones refrescantes y nutritivas, que se suelen tomar bien frías para combatir las altas temperaturas y que además, se digieren bien y aportan una buena cantidad de vitaminas y antioxidantes. ¿Qué más se les puede pedir? 

Diferencias entre el gazpacho y el salmorejo

Aunque ambos son platos similares, cuentan con algunas diferencias. Sus ingredientes principales son el tomate, el aceite de oliva y el ajo. La diferencia viene a continuación: el salmorejo siempre incluye pan, mientras que al gazpacho se le añaden otras hortalizas, como el pepino y el pimiento, así como vinagre y en algunas ocasiones agua, mientras que en el salmorejo el agua solo se utiliza para humedecer el pan. El salmorejo por ello tiene una textura más líquida (como si fuera una sopa), y el gazpacho es en su lugar más denso y grumoso (como una crema fría) y es más completo en cuanto a ingredientes se refiere.

¿Qué salmorejo o gazpacho elegir en el supermercado?

Aunque ambos platos se pueden preparar de una forma muy fácil (y económica) en casa, es bastante común comprarlos ya preparados en el supermercado, ya que vienen listos para abrirlos y consumirlos directamente, sin perder nada de tiempo. Para elegir buenas opciones, eso sí, conviene fijarse siempre en las etiquetas y en el orden y proporción de los ingredientes que se han utilizado en su preparación. Aquí tienes algunas claves para escoger los salmorejos y los gazpachos más saludables en tu próxima compra:

  • El tipo de aceite: Asegúrate de que uno de los primeros ingredientes visibles en la etiqueta sea el aceite de oliva virgen extra, mejor que cualquier otro. No elijas los que se han preparado con aceites vegetales de baja calidad.
  • Proporción de verduras y hortalizas: No es lo mismo un salmorejo o gazpacho hecho con un 80% de tomate que uno con solo un 50%... ¡Fíjate en el porcentaje marcado de cada verdura! Lo ideal sería que apareciera únicamente el tomate como ingrediente principal, aunque a veces se cataloga como ‘hortalizas’.
  • Cantidad de sal: casi siempre todos los gazpachos y salmorejos comprados superan los dos gramos por 100 ml. Cuanto menos sal, más sano. Busca los que cuenten con alguna etiqueta que indique que tiene un contenido en sal reducido, los hay.
  • Toppings usados: En cuanto al pan para rematar el plato, elige uno integral o sin gluten, mejor que el pan blanco. Otros toppings saludables son el jamón serrano, las semillas, los frutos secos, la cebolla, el atún o el queso fresco.
  • Una elaboración sencilla: El salmorejo y el gazpacho son recetas de elaboración sencilla, muy fáciles de hacer. Busca opciones ligeras y sencillas y huye de las que tienen demasiados ingredientes o envolturas: recuerda que en este caso, menos es más.

Continúa leyendo