Cómo hacer torrijas más saludables

Este postre típico de Semana Santa es de todo menos ligero. Por suerte, existen alternativas para hacerlo un poquito más saludable. ¡Toma nota!

Esperamos todo el año a que llegue la Semana Santa para poder disfrutar de unas buenas torrijas. Este postre elaborado a base de pan mojado en leche que posteriormente se fríe es una verdadera delicia, pero no podemos decir que también sea saludable y ligero. ¿Sabes que una torrija puede llegar a tener 500 calorías? 

El 'problema' de las torrijas es que la mayor parte de sus ingredientes son hidratos de carbono y grasas, por lo que la bomba calórica está asegurada teniendo en cuenta que se elaboran fritas. Aunque no pasa absolutamente nada por disfrutar de un dulce de manera ocasional, también podemos variar sus ingredientes para hacerlas menos contundentes. ¿Quieres saber cómo elaborar este dulce típico de la Semana Santa un poco más ligero? ¡Apunta!

El pan

Tradicionalmente, las torrijas se elaboran con el pan que se ha quedado duro, o bien se utiliza un pan específico para torrijas. El problema de este último es que, por lo general, está enriquecido con mantequilla, aceite y otros ingredientes que le añaden una buena cantidad de calorías extra. Sí, salen deliciosas, pero muy pesadas al estómago. ¿La alternativa? Elegir un pan artesanal de calidad, preferiblemente elaborado con masa madre. Una barra rústica es una estupenda idea para conseguir una torrija más saludable, pero también podemos optar por pan integral, de semillas o cereales. De este modo no estaremos ahorrando muchísimas calorías, pero al menos conseguiremos una torrija mucho más saciante y nutritiva.

La leche infusionada

La infusión de leche con la que se elaboran las torrijas suele estar elaborada a base de este derivado lácteo mezclado con azúcar y especias que potencian su sabor. La mejor opción para recortar calorías es optar por leche desnatada o bebidas vegetales naturales (sin endulzar).

La mezcla de huevo

Como el rebozado final no podemos ahorrárnoslo, una alternativa para hacer las torrijas un poquito más ligeras es utilizar únicamente una yema y priorizar las claras. Eso sí, si vas a optar por este método, asegúrate de batir bien la mezcla pues de lo contrario, la textura de las torrijas podría no ser la esperada.

La preparación

Por lo general, las torrijas se fríen en abundante aceite (mejor si es de oliva virgen extra), lo que la añade una buena cantidad de calorías. ¿Por qué no probar una elaboración diferente? Por ejemplo, puedes hacerlas a la plancha si no son muy gruesas, o incluso al horno usando la función grill a 200º o 250º. Si vas a optar por este método final, una buena idea para ganar en sabor es añadir canela y un poquito de azúcar a la superficie para que se caramelice.

El toque final

Prescinde del azúcar que le añades al final (o reduce mucho la cantidad) y sustitúyelo por un poco de canela y fruta fresca. Los frutos rojos le van fenomenal a este dulce, pero también puedes acompañarlo con una compota de manzana, por ejemplo. ¡Y a disfrutar! Eso sí, con moderación.

Continúa leyendo