Vídeo de la semana

Cómo hacer un huerto urbano en casa: ¡disfruta de un balcón comestible!

Instalar un huerto urbano en casa puede convertirse en un hábito excelente con muchos beneficios para nuestra salud. Te descubrimos todo lo que necesitas saber.

Cómo hacer un huerto urbano en casa
Foto: Istock

Aprovechar nuestra terraza o balcón para tener un huerto urbano en casa se ha convertido en una opción tremendamente popular en los últimos años, ya que nos ofrece la posibilidad no solo de tener a mano alimentos frescos y naturales prácticamente en todo momento, sino que también nos permite hacer algo tanto por el medio ambiente como por nuestra salud.

Y a diferencia de lo que posiblemente pienses en un primer instante, montar un huerto urbano en nuestra casa es algo que podemos hacer sin gastar mucho dinero, ni complicarnos demasiado la vida. Solo es preciso definir qué queremos plantar, sobre todo teniendo en cuenta el espacio del que disponemos. 

Es más, un huerto urbano no requiere demasiado mantenimiento, solo es preciso comprobar que todo está bien y retirar las malas hierbas de vez en cuando.

¿Qué ventajas nos ofrece disponer de un huerto urbano en casa?

De acuerdo a un estudio publicado en ‘Nature Public Health Emergency Collection’ el pasado año, crear nuestro propio huerto en casa puede llegar a convertirse en una actividad muy satisfactoria, con una larga lista de beneficios:

  • Obtendremos frutas y verduras frescas, de temporada y cien por cien saludables.
  • Ver crecer nuestras propias plantas nos genera una gran satisfacción.
  • Nos ayuda a ahorrar dinero.
  • Ayudamos al medio ambiente ya que contribuimos a un entorno más natural.
  • Nos acerca a la naturaleza.

Cómo crear nuestro huerto urbano en casa paso a paso

No es necesario disponer de un gran terreno para poder hacer nuestro huerto. Al contrario, basta con contar con un balcón, terraza o un pequeño patio, o incluso una pared donde le de habitualmente el sol. 

De hecho, en caso de que el espacio sea pequeño, es mucho más aconsejable utilizar jardineras rectangulares o diseños de macetas mucho más verticales. Incluso crear una especie de jardín vertical colocando únicamente tipos de estantes en la pared.

Encontrando el lugar correcto

El área donde vamos a plantar se convierte, de primeras, en una de las decisiones más importantes, ya que acabará determinando nuestro éxito (o nuestro fracaso). Debemos recordar que, para crecer bien, las verduras precisan de pocas horas de luz solar directa cada día, además de una ventilación y espacio adecuados.

En estos casos, un pequeño jardín,  una terraza o un balcón soleado son muy buenas opciones. Eso sí, a la hora de obtener la máxima rentabilidad posible, es recomendable escoger una ubicación donde tengas fácil acceso al agua corriente, y cuente también con un buen drenaje.

Consejos útiles para tener un huerto urbano en casa
Foto: Istock

Escogiendo las macetas

Las posibilidades son bastante elevadas. Incluso es posible optar por adquirir algún tipo de caja o cajón elevado que podríamos usar para colocar nuestras verduras. Cualquiera que escojamos, es necesario considerar tanto el tamaño como la forma, que deberían ser adecuados para los tipos de plantas que deseamos cultivar.

¿Qué pautas seguir? Por un lado, no todas las raíces necesitan la misma cantidad de espacio y de tierra. Además, debemos asegurarnos de que el recipiente tenga al menos entre 20 a 25 centímetros de profundidad, algo imprescindible para prácticamente la mayoría de las plantas.

No obstante, algunas verduras como pimientos, tomates y berenjenas sí precisan de un mayor espacio, mientras que tubérculos como las zanahorias, nabos y rábanos, o hierbas aromáticas como el tomillo, menta o romero necesitan menos.

Sea como fuere, a la hora de obtener un drenaje adecuado, debemos asegurarnos de que los recipientes tengan un orificio a cada lado.

Eligiendo la tierra

Un suelo de calidad es imprescindible a la hora de cultivar nuestro huerto urbano. Y es casi tan importante como el sol. De esta forma, cuanto mayor sea la calidad del sueño, mucho mejor.

Por tanto, es recomendable optar por un sustrato de alta calidad, en el que encontremos todo lo que las plantas necesiten. También es necesario añadir nutrientes de vez en cuando.

Plantando semillas y brotes germinados

Lo más recomendable es adquirir los brotes germinados de temporada, dado que no todas crecen por igual durante los meses de verano o de invierno. Además, ofrecen la ventaja añadida de que pueden ser cultivados más rápido, y de manera bastante más sencilla que las semillas.

No te olvides de algunos elementos imprescindibles

Aunque se trata de algo evidente, no debemos olvidarnos de lo más elemental: equiparnos con aquellos utensilios y objetos que sean de muchísima utilidad, como fertilizantes e insecticidas, al igual que manguera, tijeras de podar, tijeras comunes y guantes de jardín.

Christian Pérez

Christian Pérez

Editor de Gaia Media Magazines y creador de revistas como Natursan, Vegveggies o Saludablementebien. Creador de contenidos especializado en nutrición, lifestyle y salud. Y lo más importante: Papá de 2 niñas

Continúa leyendo