Cómo limpiar el horno correctamente y otros tips de higiene para tu cocina

Aprende a desinfectar con productos naturales y totalmente seguros tus electrodomésticos.

Limpieza horno
Gtres

La higiene en la cocina es algo fundamental. Aunque estamos acostumbrados a limpiar los utensilios que utilizamos a diario, como cacerolas, sartenes, cucharas, espumaderas, así como la vitrocerámica o el fregadero, hay otros electrodomésticos a los que no les prestamos la misma atención. El horno es uno de ellos. Puede que no lo utilices a diario y que pienses que en realidad no está sucio, pero también necesita desinfección.

Al cocinar los alimentos a altas temperaturas, el horno suele matar cualquier tipo de bacterias. Sin embargo, muchas veces la comida – especialmente aquellos asados que llevan salsas o jugos- suelen saltar por las paredes y dejarlo todo perdido. Estos restos de alimentos suelen secarse y quemarse con el propio calor y acaban convertidos en una costra difícil de eliminar. Algo que por otra parte, no es nada higiénico. Por eso es recomendable limpiarlo siempre después de cada uso, para evitar que se acumule la grasa y los posibles restos de alimentos; además de una desinfección a fondo de forma algo más periódica.

Aunque no desconectes el horno, es importante que siempre que vayas a limpiarlo esté apagado y haya perdido todo el calor – si lo hubiéramos utilizado recientemente. Además, asegúrate siempre de retirar todos los restos de comida que te sean posibles, ayudándote de una rasqueta si fuera necesario. Saca todas las fuentes y bandejas del horno y límpialas por separado. Si tu horno tiene función pirolítica – autolimpieza- aprovéchala y utilízala para una mayor limpieza y desinfección

Productos naturales

Aunque la mayoría de los productos que comercializan en el mercado para la limpieza y desinfección de aparatos electrodomésticos pueden utilizarse con cuidado y sin que estos puedan generarnos algún tipo de problema de salud, los componentes que estos llevan sí son nocivos si los comparamos con otros de origen natural. Al ser químicos estos desprenden gases, vapores y olores que pueden llegar a ser muy molestos y perjudiciales. Por eso, limpiar con productos de origen orgánico, como soluciones de vinagre y bicarbonato o limón, puede ser casi tanto o igual de efectivo.  

Estas soluciones, además de ser mucho menos contaminantes para el planeta, resultan ser además muy económicas y para prepararlas solamente necesitarás mezclar un vaso de bicarbonato con medio de agua caliente y otro medio de vinagre en un recipiente. Es importante que agregues el vinagre poco a poco al bicarbonato, pues este último reaccionará y empezará a generar formando una espuma. Si después de hacerlo y remover todo bien la mezcla quedara demasiado líquida, lo único que tendríamos que hacer sería añadir algo más de bicarbonato de sodio. Aplica la mezcla y frota sobre el estropajo en la superficie que quieras limpiar y finalmente retira el exceso de producto con un paño húmedo. Si el horno estuviera muy sucio deja que la el producto actúe hasta que la suciedad se retire fácilmente simplemente pasando un paño por encima.

Para terminar, desinfectar y dar un suave aroma a limón a tu horno (o a lo que quieras limpiar), exprime una o dos piezas de fruta, diluye el zumo en un vasito de agua e introdúcelo en un recipiente con pulverizador. Vaporiza sobre la superficie que estés trabajando y listo.

Protégete

A la hora de limpiar cualquier tipo de superficie, bien sea la del horno o la de cualquier otro objeto, protege tu piel. Los productos que solemos utilizar para limpiar suelen ser abrasivos y pueden romper la barrera natural de la dermis, llegando a producir sequedad y descamación en los casos más leves, pero también quemaduras. Además, siempre debemos procurar limpiar en espacios bien ventilados y con corrientes de aire, especialmente si utilizamos productos como lejía o amoniaco, cuyos gases pueden resultar especialmente tóxicos para nuestro organismo.

 

Continúa leyendo