Congelar lácteos y verduras: la guía definitiva

¿Sabes cómo congelar el queso? ¿Y los huevos? El congelador puede convertirse en tu mejor amigo si quieres conservar tus alimentos durante más tiempo. Te enseñamos cómo hacerlo.

Si eres la reina de los tuppers y te encanta tener una pequeña (o gran) reserva de alimentos siempre disponibles para cocinar en cualquier momento, el congelador va a ser tu gran aliado. Pero claro, ten en cuenta que no todos los alimentos son aptos para congelar y algunos responden mejor que otros. Por ejemplo, no recomendamos congelar verduras como la lechuga. Te enseñamos cómo congelar cada alimento para conservarlos de manera óptima. ¡Sigue leyendo!

Congelar verduras

Zanahorias

Las zanahorias crudas adquieren una textura esponjosa cuando se congelan y descongelan, ya que el agua de sus células se expande y se ‘revienta’. Pica las zanahorias finamente y congélalas crudas (una vez que las hayas cocinado no notarás esa textura de la que hablamos) o cocínalas hasta que estén al dente y después congela en lotes. 

Brócoli

Esta es una verdura de lo más sutil, desde luego. Corta el brócoli en floretes y cocina hasta que esté al dente, esparce los floretes fríos en una bandeja y guarda en el congelador. Una vez que estén ya duros, mételos en una bolsa para congelador. Así conservarán su forma.

Patatas

Las patatas crudas no se congelan bien por la misma razón que las zanahorias. Córtalas, pícalas o trocéalas, cocina hasta que estén en su punto y congela en lotes, o tritúralas y congela en porciones. Primero y como proponíamos con el brócoli, congela las piezas en una bandeja y después guárdalas en una bolsa para congelar para evitar que se agrupen. Puede añadirles mantequilla, mantequilla de ajo o aceite y especias antes de congelarlos y luego cocinarlas directamente.

Cebolla

Pica o corta las cebollas y congélalas crudas en bandejas, una vez que estén duras, colócalas en una bolsa con zipper para que puedas usarlas en porciones. También puedes freír cebollas para congelar en lotes, si lo prefieres.

Sofrito

Pica finamente cantidades iguales de zanahoria, apio y cebolla crudos y mézclalos. Congela (como siempre) en una bandeja y luego vierte en una bolsa para congelador. Realmente este paso puedes obviarlo, pero se formarán pelotitas de ingredientes que se pegan unos a otros. 

Congelar lácteos

Leche

La leche en envases de cartón se puede congelar sin abrir si existe espacio entre la leche y la tapa, ya que todos los líquidos se expanden a medida que se congelan, por lo que si no hay suficiente espacio, la tapa podría salirse o el cartón podría partirse. No utilices nunca botellas de vidrio para congelar líquidos.

Queso

Ralla el queso y colócalo en pequeñas bolsitas o envases individuales para poder utilizarlo cuando lo necesites. Los quesos semicurados tipo gouda, gruyere, emmental, o edam son los que mejor soportan la congelación.

Yogur

Si compras envases de yogur pero no te va a dar tiempo a consumirlos antes de la fecha de caducidad, no te apures. Tan solo tienes que congelarlos tal cual y estarán perfectos y listos para su consumo cuando los necesites.

Otros alimentos

¿Se pueden congelar los huevos?

Sí. Basta con cascar los huevos y verter su contenido sobre un recipiente en el que quepa un huevo sin problema (por ejemplo, puede funcionar si utilizas un molde para muffins y en cada hueco colocas un huevo). Introduce el recipiente en el congelador y espera unas cuantas horas hasta que se congelen.

¿Y los embutidos? 

También. Eso sí, siempre es mejor congelar la pieza entera y envasada al vacío. Si no, también puedes utilizar papel film para envolverlo. Se conservará mucho mejor así que en lonchas o ya cortado.

leonor nieto garcia

Leonor Nieto García

¿El mejor plan? Salir de cañitas y pinchos. Periodista y Community Manager amante del buen comer, de compartir plato y experiencias y brindar con alegría por las cosas buenas.

Continúa leyendo