Descubre cómo cocinar garbanzos de múltiples maneras… ¡Y todas espectaculares!

Los garbanzos son una de las legumbres más completas y que resultan ideales como platos de cuchara, como extra en ensaladas o como snack crujiente. Te contamos los trucos para hacerlos de diversas maneras y que siempre queden genial.

Es una de las legumbres más nutritivas y posiblemente las hayas consumido de mútiples maneras: desde el clásico cocido en casa de tu madre hasta en ensaladas o en formato hummus (que en los últimos años se ha convertido en un best seller. Los garbanzos son sin duda un ingrediente muy versátil: puede utilizarlos enteros o triturados para hacer falafel o hamburguesas vegetarianas, por ejemplo. Son un alimento de lo más saludable, y solo necesita 3 cucharadas de garbanzos para contar como una de las cinco piezas de fruta y verdura que se recomiendan tomar al día. Unos 100 gramos de esta legumbre contienen 7 de proteína, además de que son ricos en isoflavonas.

Existen diferentes variedades de garbanzos, como el garbanzo fuentesáuco, el lechoso, el mejicano, el pedrosillano o el venoso andaluz. Puedes encontrarlos tanto secos como ya cocidos y envasados, lo que resulta una opción muy interesante para aquellas que no quieran pasar mucho tiempo cocinando. Sólo tienes que lavarlos previamente y ya están listos para su consumo. Además, los garbanzos pueden congelarse sin problema y son un alimento muy económico. Como puedes cocinarlos de múltiples maneras, te damos los trucos para que queden exquisitos elijas cual elijas.

Cómo cocinar garbanzos secos

Por lo general, los garbanzos secos se deben remojar antes de cocinarlos, ya que están muy duros. Trata de deshacerte de los garbanzos que puedan estar en mal estado si es que los hay. Puedes cocinarlos de varias maneras:

  • A fuego lento: colócalos en un recipiente y cúbrelos con agua fría, de hecho añade mucha agua ya que se hincharán al estar en remojo. Déjalos durante la noche o durante unas 8-12 horas para que absorba el agua y se hinchen lo suficiente. Puedes agregar bicarbonato de sodio para facilitar y agilizar el proceso de remojo, especialmente si vives en un área de agua dura. El bicarbonato suavizará la piel y, si vas a hacer hummus con ellos, el resultado será más ligero y terso. Utiliza una cucharada de bicarbonato por cada 500 g de garbanzos secos.
  • Versión rápida:  vierte los garbanzos en una cacerola y cúbrelos con mucha agua fría, déjalos hervir (nuevamente agrega bicarbonato de sodio, si lo deseas) y luego deja que hiervan durante 1 minuto. Apaga el fuego y deja en remojo 1 hora.
  • Con la olla exprés: con la olla a presión, puedes cocinar los garbanzos secos o después de haber estado en remojo. Si los has dejado sumergidos durante unas 12 horas, se cocinarán en cuestión de minutos. Si por el contrario los vas a cocinar desde ‘cero’, tardarán en cocinarse alrededor de unos 40 minutos.

Cocinar garbanzos ya cocidos

  • Al horno: esto solo funcionará si lo haces con garbanzos ya cocidos y el resultado serán unos garbanzos crujientes perfectos para añadir a ensaladas o servir como snack mientras tomas algo con tus amigos o familia. Puedes además añadir alguna especia como pimentón, ajo o perejil, para aportarle un toque extra de originalidad. Hornéalos durante 30 minutos en una bandeja apta para horno, bien repartidos y no amontonados.
leonor nieto garcia

Leonor Nieto García

¿El mejor plan? Salir de cañitas y pinchos. Periodista y Community Manager amante del buen comer, de compartir plato y experiencias y brindar con alegría por las cosas buenas.

Continúa leyendo