Estás comiendo pasta mal (y así puedes empezar a tomarla como en Italia)

¿Cómo preparar y disfrutar de la pasta como un auténtico italiano? Aquí tienes algunas claves que te gustará poner en marcha.

¿A quién no le gusta la pasta? Tallarines, macarrones, espaguetis, tortellini, penne, raviolis… en todas sus versiones y tipos, esta comida típica de Italia ha conquistado ya prácticamente todo el mundo por su versatilidad y sabor. Pero ojo, que puede que lleves toda la vida comiéndola mal… o no lo bien que deberías. ¿Quieres prepararla y tomarla como realmente hacen los italianos? Sigue estos consejos para disfrutar de la pasta como si estuvieras en la mismísima Italia:

Cómela como un italiano: Una reflexión: los macarrones con demasiado queso, la salsa Alfredo, los espaguettis con salchichas de frankfurt, las salsas elaboradas con natas..  no serían consideradas "italianas" en Italia. ¡Son recetas inventadas que poco tienen que ver con la gastronomía del país vecino! Además, los italianos comen pasta como parte de un dieta mediterránea y variada que también incluye frutas, verduras, pescado, productos lácteos, cereales integrales y proteínas de origen vegetal. ¡No abuses solo de la pasta e intenta apostar por recetas clásicas y sencillas!

Cocínala bien: Prepara la pasta como lo hacen en Italia: al dente, lo que significa que no esté ni demasiado dura ni demasiado blanda. Cuando se cocina correctamente, la pasta tiene un índice glucémico más bajo que cuando se cocina para que esté blanda. El IG promedio de la pasta al dente penne es 50, que es incluso más bajo que el IG de la avena o el de muchos cereales integrales que se toman en el desayuno. Un IG más bajo puede ayudar a mantener estables los niveles de azúcar en la sangre para que te sientas satisfecha por más tiempo. 

Para cocinar la pasta siempre perfecta, usa una olla grande y profunda, agrega suficiente agua para llenar las tres cuartas partes del recipiente, agrega una pizca de sal y déjala hervir. Agrega suavemente la pasta y cocínala de acuerdo con las instrucciones de la caja, ya que el tiempo de cocción varía según la forma y el tipo de pasta que elijas. Revuélvela con frecuencia mientras la cocinas para evitar que se apelmace o se pegue a la olla. Y recueda: tampoco es necesario enjuagar la pasta después de cocinarla ni agregar aceite de oliva al agua.

Perfecciona las porciones: Una de las características distintivas clave de la forma en que los italianos comen pasta es el tamaño de sus porciones y raciones. Para la mayoría de los italianos, una porción suele ser 1 taza cocida (aproximadamente del tamaño de una pelota de béisbol) o la cantidad que entra en un puño cerrado. Recuerda, la mayoría de las cajas de pasta proporcionan hasta ocho porciones. ¡No te pases de cantidad!

Menos es más: Los deliciosos platos tradicionales de pasta italianos son fáciles de hacer y solo requieren unos pocos ingredientes de calidad. Recuerda: menos es más. Mezcla tu pasta al dente con verduras de temporada, hierbas frescas, aceite de oliva de calidad y proteínas magras y podrás crear comidas agradables y saludables en poco tiempo y sin complicaciones. ¡No abuses de salsas ni condimentos!

Continúa leyendo