Vídeo de la semana

¿Estás lavando tu fruta correctamente?

Lavar la fruta y verdura es un paso más importante de lo que crees, aunque muchas veces tendamos a omitirlo. Hoy te enseñamos la importancia de lavar correctamente tus alimentos frescos y te explicamos cómo hacerlo.

Lavar nuestras frutas y verduras correctamente es muy importante para nuestra salud y nos ayuda a aprovechar todas sus propiedades de forma saludable. Hoy te hablamos de la importancia de lavar bien estos alimentos.

Lavar nuestras frutas y verduras es un gesto de lo más cotidiano en nuestros hogares. De hecho, es importante que este gesto sea algo bastante habitual: lavar los alimentos de este tipo es crucial. Las frutas y verduras que compramos en el supermercado pueden contener restos de pesticidas o fertilizantes que se usan en su proceso de crecimiento. Para asegurarnos de que estos productos no contienen ninguna sustancia perjudicial para nuestro organismo, lo mejor es lavarlos concienzudamente antes de ser consumidos.

Ahora vamos a lo importante... el cómo. ¿De qué forma lavas tus frutas y verduras? Lo más habitual es ponerlas debajo de un chorrito de agua caliente, y este método puede no ser suficiente. Pero no te preocupes: no tienes por qué saberlo todo en el arte de lavar fruta. Aquí van algunos consejos que te ayudarán a garantizar que tus frutas y verduras no contienen ninguna sustancia perjudicial.

Separa tus frutas y verduras

Cuando volvemos del supermercado, es habitual que llevemos todos los productos juntos en la misma bolsa. Pero cada alimento puede contener diferentes pesticidas, y la carga de estos puede ser mayor o menos en función de la fruta o verdura que hayamos elegido. Por eso, con el objetivo de que estas sustancias no se mezclen ni contaminen otros productos de la bolsa, es preferible que pongamos nuestras frutas y verduras en recipientes individuales.

Escoge el momento para lavarlos

Dependiendo de la fruta o verdura que vayamos a tomar, habrá que lavarla en uno u otro momento. En el caso de frutas de piel lisa y textura más sólida, como pueden ser las manzanas, no hay problema en lavarlas en conjunto nada más llegar del supermercado. Sin embargo, si hablamos de frescos más delicados, como pueden ser las fresas, arándanos o frambuesas, es preferible lavarlos justo antes de consumirlos para evitar dañar su piel y que se estropeen antes. 

Ayúdate de un cepillo

Si quieres que el lavado de frutas y verduras sea aún más efectivo, puedes ayudarte de un cepillo. Si adquieres este utensilio, lo más recomendable es que sus cerdas no sean demasiado duras. De esta manera, evitaremos dañar la piel de nuestras frutas y aguantarán más tiempo en buen estado. Además, conseguiremos una limpieza considerablemente más profunda. Si optas por este método para lavar tus frutas y verduras, asegúrate de hacerlo con delicadeza, especialmente con las frutas y verduras más delicadas, ya que si frotamos demasiado fuerte podríamos perforar sus pieles y hacer que se estropeen antes de tiempo.

¡Cuidado al secar!

El secado es otra parte muy importante del proceso de lavar nuestra fruta. Debe hacerse de forma delicada pero eficiente, de tal forma que no dañemos nuestros vegetales en el último paso pero que podamos tomarlos secos. Una opción sencilla para secar tus verduras y frutas es utilizar papel de cocina absorbente y frotemos con las manos hasta que notemos que el alimento está más o menos seco: no hay ningún problema si la piel sigue algo mojada. Si decides utilizar un paño de cocina para secar estos alimentos, es importante que esté limpio, ya que de lo contrario podría contener bacterias y contaminar nuestras frutas y verduras.

Como has visto, el proceso de lavar nuestros alimentos puede convertirse en todo un arte. Sin embargo, no te preocupes demasiado por ello: si no tienes estos recursos cerca, basta con que no olvides el clásico lavado con agua templada ayudándote de tus manos antes de tomarlos. De esta manera, podrás disfrutar de todas las propiedades de las frutas y verduras sin tener que preocuparte por los aditivos que contengan. 

Continúa leyendo