Todas las formas en las que puedes cocinar espárragos

Salteados, al vapor, asados... ¿conoces todos los métodos para cocinar los espárragos? ¡Toma nota de cómo puedes aprovecharlos!

Son uno de los vegetales más sabrosos y ricos que existen en la naturaleza. Pero los espárragos no sólo tienen un buen sabor. Estas finas verduras que se pueden consumir en distintos puntos de maduración, frescas -los espárragos trigueros- o cocidas -los espárragos blancos- también poseen numerosos beneficios para la salud, entre los que destaca sobre todo su poder diurético que ayuda a eliminar toxinas y a evitar la retención de líquidos. Con un alto contenido en fibra y vitaminas, sobre todo A, B1, B2, B6, C y E, también son potentes antioxidantes. 

Además, los espárragos son muy agradecidos en la cocina, ya que se pueden cocinar de muchas formas distintas y combinan bien con multitud de recetas. Asados, tostados, salteados… Estas son todas las formas posibles en las que se pueden cocinar los espárragos, ¿las conocías?

Blanqueados: Empaqueta y ata un par de espárragos con una cuerdecita y colócalos en una olla con agua hirviendo de tres a cinco minutos, dependiendo del grosor. Sácalos, escúrrelos y sumérgelos en un poco de agua helada o sírvelos de inmediato.

Al vapor: Para cocinar espárragos al vapor, colócalos en una canasta o escurridero humeante con un poco de agua hirviendo por debajo. En un par de minutos estarán listos.

A la plancha: Para hacer los espárragos en una sartén; simplemente rocíalos con un poco de aceite de oliva y dáles la vuelta de vez en cuando. Puedes añadir también un poco de limón, ajo picado o queso parmesano.

Asados: Los espárragos desarrollan un delicioso sabor cuando se tuestan y este es probablemente uno de los mejores métodos para cocinarlos. Simplemente tienes que precalentar el horno a 220 °C, forrar una bandeja con papel de aluminio o papel de horno, colocar los espárragos en la bandeja, rociarlos con aceite de oliva y sazonarlos con sal y pimienta. También puedes añadir otras especias al gusto. Ásalos durante unos diez minutos para que estén crujientes.

Salteados: Los espárragos se utilizan a menudo en la cocina asiática, ya sea en ensaladas o en salteados. Para este método sólo necesitas rehogarlos un minuto en un wok caliente. Salteados con un chorrito de soja y una pizca de semillas de sésamo, por ejemplo, están deliciosos.

Crudos: Sí, puedes comer espárragos crudos en ensaladas y otras elaboraciones. Son excelentes con queso feta y rábano, por ejemplo. También puedes incorporar un par de trocitos a un smoothie de frutas o verduras.

Continúa leyendo