Haz la pasta como un auténtico italiano con estos pasos

Preparar pasta al dente puede parecer sencillo, pero debes tener en cuenta qué tipo de pasta estás utilizando, cuándo añadir las salsas, el tiempo de cocción... Sigue estos tips para que te quede de 10.

La pasta es ese ingrediente tan versátil que se cocina tanto en casas de estudiantes como en los mejores restaurantes. Y es que resulta difícil encontrar a alguien a quien no le guste, ya sea en sus versiones más sencillas (mondos y lirondos con tomate) o en las más elaboradas (hay adaptaciones con kimchi y atún rojo, un auténtico manjar, por ejemplo). Es cierto que cocinar la pasta es realmente simple, pero al igual que otras muchas cocciones simples, el tiempo de cocinado es crucial. 

La mayoría de las pastas secas se cocinan en unos 10 minutos, ya que si las dejamos unos minutos menos y todavía estará dura y con textura de ‘tiza’, y si las dejamos más tiempo, nos encontraremos con una masa viscosa y poco agradable de comer. El truco consiste en probarlo y dejar de cocinar cuando esté perfectamente ‘al dente’, que se traduce del italiano como ‘al diente’. Simplemente significa que debes masticarlo porque ha quedado en su punto ideal. Pero para que quede así, ¿cómo lo hago? ¿Cuánto agua necesito? ¿De verdad es necesario añadir aceite al agua? 

Solucionamos aquí la primera duda. Como normalmente se sirven unos 80-100 gramos de pasta seca por persona, utilizaremos entre 500 ml y 1 litro de agua por cada 100 gramos. Respecto a los condimentos, añade una cucharadita de sal (o más si lo prefieres) en el agua que se va a utilizar en la cocción. Las salsas, mantequilla o el aceite (que muchas personas agregan al agua en el que se cuece) deberían ir siempre después, una vez la pasta esté cocida y escurrida. Como último toque, se añadirían un queso duro finamente rallado, como parmesano o pecorino. A continuación te damos los trucos básicos para preparar pasta como lo haría un foodie italiano.

¿Cómo cocinar pasta 'al dente'?

El primer paso es asegurarse de tener suficiente agua en la olla. Usa una cacerola grande de paredes altas y agrega al menos 500 ml o hasta 1 litro de agua por cada 100 gramos de pasta seca (dependiendo de la capacidad de tu olla). Asegúrate de que haya suficiente espacio en la parte superior para que el agua no burbujee demasiado y se desborde.

Pon a hervir el agua y luego agrega la pasta. Si lo deseas o la receta lo sugiere, primero sala el agua o, si lo prefieres, añade un chorrito de aceite de oliva.

Después de unos 8 minutos de cocción, ‘pesca’ una hebra de pasta de la olla, déjala enfriar y pruébala. Si está lista, retira la pasta del fuego de inmediato, si no, dale un minuto más y vuelve a probar de nuevo.

La mayoría de las pastas secas (como el linguini, los espaguetis y los tallarines tardan entre 8 y 10 minutos). Las formas de pasta más cortas y gruesas, como los lazos o los penne, tardan entre 10 y 12 minutos y la pasta fresca, como raviolis y tortellini, se preparará entre 3 y 5 minutos. ¡Que no se te olvide tener esto en cuenta!

Una vez que la pasta esté cocida, debes sacarla del agua y dejar que se seque al vapor durante uno o dos minutos antes de mezclarla con cualquier salsa o aderezo. Si la salsa que quieres utilizar es demasiado espesa, reserva un poco del agua de la pasta para diluirla. ¡Y a disfrutar!

leonor nieto garcia

Leonor Nieto García

¿El mejor plan? Salir de cañitas y pinchos. Periodista y Community Manager amante del buen comer, de compartir plato y experiencias y brindar con alegría por las cosas buenas.

Continúa leyendo