Las técnicas de cocinado más saludables que puedes elegir

¿Cómo cocinar los alimentos para que sean más saludables? A la plancha, al horno, al vapor... descubre las técnicas más saludables.

El primer paso para conseguir comer de una forma saludable pasa por elegir bien los ingredientes de tu lista de la compra. Verduras y frutas cargas de vitaminas y minerales, proteínas vegetales con algo de carne blanca, cereales integrales con fibra… ¿El segundo? La forma en la que cocinas estos alimentos. De nada sirve comer verduras y otras opciones saludables si lo haces después de haberlas rebozado en productos que aportan calorías, si las fríes con mucho aceite y se cargan de grasa o si las mojas en salsas calóricas con bastante azúcar, por ejemplo.

Hay unas técnicas de cocinado que son mucho más sanas y recomendables que otras y hoy nos hemos propuesto ayudarte a descubrirlas. Formas de cocinar los alimentos que no aportan casi grasa y que permiten exprimir lo mejor de cada producto, además de preservar mejor su valor nutricional y sus propiedades. Son estas, ¡no te las pierdas!

A la plancha: Una de las mejores forma de cocinar carnes y pescados es a la plancha: en una superficie bien caliente (vale con una sartén común, no necesitas nada más) y unas gotas de aceite de oliva virgen extra bien caliente, controlando que no se queme. Así conseguirás calentar estos alimentos (con vuelta y vuelta) y darles sabor, sin aportarles grasas extra. El tofu, las verduras y las hortalizas también son ideales y quedan estupendos a la plancha.

Al vapor: Puedes preparar al vapor, en una olla con agua hirviendo, verduras, hortalizas y túberculos, mariscos y pescados. Una forma sencilla y económica de cocinar alimentos muy sanos en poco tiempo.

técnicas cocinado
Pexels

Al ​Papillote: Esta técnica apuesta por envolver los alimentos herméticamente (con un poco de papel de aluminio, por ejemplo) para que se cocinen en su propio vapor y en sus jugos del interior. Deberás colocar el alimento envuelto en un elemento que de calor, como el horno. Las verduras y las hortalizas, las carnes y sobre todo los pescados, además de los mariscos, quedan muy bien con esta técnica de origen francés.

Al horno: De igual manera puedes hornear verduras, carnes, pescados y mariscos rocíados con unas gotas de aceite, a una temperatura que oscile entre 170 u 180 grados. Quedarán con un sabor intenso y con una textura crujiente en la mayoría de los casos, con un resultado similar a la de la fritura, pero mucho más saludable.

Salteado: Es una técnica rápida para cocina alimentos en una sartén o en un wok con muy poco aceite, a una temperatura muy alta. Así puedes preparar verduras y hortalizas, carnes, pastas y derivados de la soja.

Marinado: Esta técnica consiste en dejar un alimento al vacío sumergido en un entorno liquido para aromatizarlo y darle sabor, hacerlo en ocasiones más tierno y también conservarlo durante más tiempo. Se pueden preparar marinados con líquidos como el zumo de limón, vinagre (en ese caso hablamos de escabeche), o distintos aceites con pimentón (en este caso se habla de adobo) y es especialmente recomendable para preparar pescados, carnes, soja o tofu.

Continúa leyendo