Los mejores trucos para aprender a marinar carnes

Con esta técnica de cocina podrás dar un sabor intenso a cualquier plato. ¡No te pierdas estos trucos!

cómo marinar
iStock

Marinar es una de las técnica de cocina más útiles que existen para potenciar el sabor de los alimentos y cambiar su textura. Básicamente, consiste en poner un alimento -generalmente carnes- en remojo de un líquido aromático (una mezcla de sal, aceite, vinagre o limón, hierbas y especias, etc) durante un tiempo determinado, para que se vuelva mucho más tierno y sabroso.

Esta técnica se utilizaba hace años para alargar la vida de los alimentos y para ablandar piezas que de otra forma resultaban demasiado duras para ser cocinadas, como las carnes de caza. Hoy en día, se marina más por gusto, para dar otro sabor distinto a los alimentos. Si te interesa saber más sobre esta técnica -que generalmente se aplica a carnes- sigue leyendo.

¿Cómo preparar el adobo para marinar?

La clave para elaborar una buena marinada está en la proporción de grasa, ácido y sal del líquido aromático que prepares, que debe cubrir todo el alimento que remojes.

Como fórmula estándar funciona muy bien una proporción de tres partes de aceite de oliva por una de ácido (vinagre, limón, alcoholes fermentados). También tienes que tener en cuenta lo siguiente: si te pasas con el vinagre o el limón la carne sabrá demasiado fuerte, si echas demasiada sal, estará salada; y si te pasas con el aceite, las especias o las hierbas no aportarán demasiado sabor a la pieza.

pollo marinado
iStock

¿Qué carnes se marinan?

En general, las mejores carnes para marinar son las de caza, que suelen ser cortes más duros e insípidos. Otras carnes como las aves, el conejo, la mayor parte del cerdo, los cortes de ternera duros o el cordero también se pueden beneficiar de los marinados y adobos.

¿Cuánto tiempo hay que marinar cada carne?

El tiempo de marinado depende del tipo de carne, su dureza y tamaño. Cuanto más duro y grande sea el corte, más tiempo hay que marinarlo.

Pollo: un pollo entero debe marinarse durante al menos 12 horas. Si solo estas marinando alitas, pechugas o contramuslos, será suficiente con unas tres o cuatro horas.

Cerdo: El cerdo nunca debe marinarse durante más de 24 horas, ya que el ácido puede darle una textura harinosa y gelatinosa.

Ternera: Los cortes más finos se marinan en un período de tiempo de entre dos y cuatro horas. En cuanto al resto, conviene no marinarlo durante más de un día, para que la carne no se vuelva pegajosa.

Conejo: El conejo se suele preparar en cocciones lentas para ablandar la carne, demasiado dura. Marinar este carne permite prepararla de muchas otras formas, por ejemplo, a la brasa.

Continúa leyendo