Los mejores trucos para que las fresas aguanten frescas más tiempo

¿Has comprado fresas y se te han estropeado muy rápido? Toma nota de estos trucos para almacenarlas frescas más tiempo.

Las fresas. Seguro que ya has las probado y que has comprado ya unas cuantas…  Y es que esta es una de las frutas que está de temporada justo ahora, en primavera, y que siempre apetece tomar… Saciantes, versátiles (con ellas se pueden preparar multitud de postres, batidos, smoothies, desayunos…) y sobre todo muy saludables (tienen muy pocas calorías y son muy ricas en vitaminas, sobre todo la vitamina C antioxidante)... parecen la fruta perfecta, si no fuera por su gran desventaja: duran frescas muy poco tiempo y se estropean muy rápido. ¿Cuántas veces te ha pasado ya? Has comprado una caja y al par de días de tenerla en la nevera, las fresas están listas para ser tiradas…

Esto ocurre por varios motivos. ¿El primero? Su forma. Las fresas, al no tener una cáscara dura, están más expuesta a agentes externos como la humedad, los roces o la presión que pueden estropearlas con facilidad. El segundo suele ser su forma de conservación: las fresas son muy sensibles al etileno, un gas natural que emiten otras frutas como los plátanos, las manzanas y las peras. Si guardas las fresas con otras frutas, lo más probable es que se estropeen mucho antes…  ¿Cómo lograr que las fresas duren en buen estado más tiempo? Ficha estos trucos:

Siempre en la nevera: Es algo básico, pero es importante recordar que en cuanto lleguemos a casa debes guardar las fresas en el frigorífico. Hazlo en el cajón de la fruta, por separado, en un recipiente grande y con agujeros para que se ventilen bien y no se pongan blandas.

No las laves: Mucha gente lava las fresas antes de guardarlas. ¡Error! En general nunca hay que lavar la fruta para guardarla después, este paso solo se debe hacer cuando se vaya a comer. La humedad que absorbe la fruta acelera el proceso de putrefacción, por lo que debes evitarla a toda costa. También puedes colocar un poco de papel de cocina donde las vayas a guardar, para que absorba el agua que pueden soltar.

fresas
Pexels

No quites las hojas: Dejar las hojas verdes de las fresas hará que se mantengan frescas durante mucho más tiempo. Quítalas solo cuando vayas a comerlas.

Tira las que ya estén en mal estado: A medida que algunas fresas se vayan pudriendo, es fundamental tirarlas. Se trata de evitar que los microorganismos de las que estén dañadas entren en contacto con las que están en buen estado todavía. Para esto también es recomendable almacenar las fresas en un recipiente grande, donde no se toquen entre sí.

Congélalas: Si a pesar de todo ves que las fresas están comenzando a perder su bonito aspecto y que no las a poder consumir lo suficientemente rápido, congélalas antes de tirarlas al cubo de la basura. Te podrán servir más adelante, para hacer hacer zumos, smoothies o batidos. En eso, antes de meterlas en el congelador lávalas, quítale las hojas, córtalas en trocitos y guárdalas en un recipiente hermético hasta que vayas a tomarlas.

También te puede interesar:

Continúa leyendo