Los trucos para cocinar pescado en papel de aluminio

Así puedes dominar la famosa técnica del papillote para preparar deliciosas recetas de pescado al horno. ¡Es realmente fácil!

pescado
iStock

Si te gusta el pescado y la comida saludable, es más que probable que ya conozcas la técnica de cocinar este alimento al horno, envuelto con papel de aluminio. Esta forma de cocinar -conocida como papillot- es muy sana y eficaz: el pescado se cocina con su propio jugo concentrado -y con un aliño- de forma homogénea, resultando en un plato con muy poca grasa -y mucho sabor-. Además, se mancha muy poco en la cocina y el proceso es realmente fácil. Dorada, merluza, emperador, corvina, salmón, lenguado o bacalao son solo algunos de los pescados que quedan especialmente ricos al ser preparados de esta manera. ¿Los has probado?

Por lo general, el pescado al horno envuelto en papel de aluminio -junto con su guarnición, que suelen ser patatas o vegetales como los pimientos, los espárragos o la coliflor- suele estar listo en menos de 30 minutos. Pero el resultado puede no ser siempre el esperado… Para evitar que el pescado al horno te quede seco, duro, o sin sabor, sigue estos sencillos trucos que te proponemos:

1. Cuando prepares el aliño, utiliza siempre un líquido graso y otro ácido. El primero, como el aceite de oliva, ayudará a que el pescado quede húmedo. El elemento ácido, como el vinagre o el limón, es necesario para que el pescado quede tierno.

pescado horno
iStock

2. Sazona el pescado antes de impregnarlo en el aliño. Así conseguirá mucho más sabor.

3. Para que el pescado se cocine bien, cierra el papel de aluminio en forma de sobre, doblando bien los bordes para que no se salga el líquido. Conviene no apretar el resto del envoltorio demasiado y dejar un poco de espacio en la parte superior del pescado, para que el vapor que se genere se pueda mover dentro del sobre.

4. Utiliza el horno a una temperatura de entre 170°C o 180°C. Si horneas el pescado a una temperatura demasiado alta, la carne del centro quedará cruda. Y si te quedas corta con la temperatura, el pescado quedará aguado.

5. La guarnición del pescado (verduras, patatas... debe colocarse debajo del trozo de pescado, para que al cocinarse, no reblandezcan la carne.

¡Y listo! Te recomendamos que disfrutes del pescado mientras aún esté caliente (¡cuidado con las quemaduras al sacarlo del horno!), y que lo marides, por ejemplo, con un buen vino blanco. Los albariños y verdejos casan muy bien con los pescados de sabor suave.

También te puede interesar:

Continúa leyendo