Vídeo de la semana

Los trucos para cultivar hierbas en casa

Perejil, cebollino, tomillo... así puedes cultivar hierbas aromáticas en casa para aderezar tus platos. ¡Toma nota de estos trucos!

cultivar hierbas aromáticas
iStock

Perejil, tomillo, hierbabuena… Pocas cosas mejorarán tanto tus platos como tener hierbas frescas a mano. Si tienes acceso a hierbas aromáticas cuando están en su mejor momento, en casa, podrás aprovechar al máximo su sabor para crear platos deliciosos. La buena noticia sobre las hierbas es que no es necesario cultivarlas en un jardín: cualquier cocina puede acomodar macetas o jardineras, y con el cuidado y la atención adecuados, puedes cultivar hierbas caseras de forma fácil. Aquí están todos los consejos y trucos que necesitas para hacerlo.

Poco a poco: Cultivar cualquier planta a partir de semillas es un arte que requiere tiempo. Realmente es un método que solo se puede perfeccionar mediante prueba y error, lo que puede ser frustrante. Por esta razón, es mejor comenzar por plantar hierbas en macetas pequeñas, y tener mucha paciencia.

Elige las macetas adecuadas: Macetas, jardineras, bolsas de cultivo. Lo más importante es el drenaje de los recipientes que uses: si tus hierbas no pueden drenarse correctamente, se ahogarán. Muchas jardineras de plástico tienen un depósito en la parte inferior para el drenaje. Las bolsas de cultivo también son bastante útiles, aunque menos bonitas. 

Las macetas tienen el beneficio adicional de ser portátiles, por lo que se pueden mover fácilmente por la casa a lo largo de las estaciones. En invierno, las hierbas más leñosas se pueden dejar afuera, pero deben protegerse de las heladas. Las macetas de terracota son excelentes porque son pesadas y porosas, lo que significa que serán estables y no sofocarán el suelo. Sin embargo, conducen el calor y, por lo tanto, se secan muy rápidamente, así que manténlas siempre vigiladas.

Qué hierbas plantar: Las hierbas suaves (albahaca, cebollino, mejorana, cilantro, etc.) son las que tendrán mayor sabor si se utilizan frescas. Las hierbas suaves son delicadas, lo que afecta la forma en que se cultivan y se usan. Necesitan cuidados y atención al crecer, y generalmente solo se agregan a los platos al final del proceso de cocción.

Las hierbas leñosas (tomillo, romero, salvia) tienden a beneficiarse de un lugar cálido y seco. Por lo general, sobrevivirán bien al invierno, aunque florecerán menos de lo que lo harían en primavera y verano. A pesar de que estas hierbas son resistentes, también necesitan agua: las ramas más bajas y leñosas pueden endurecerse y secarse con frecuencia. 

Cuidados: Riega tus hierbas todos los días. En los meses de verano, es mejor hacerlo por la noche que durante el calor del día. Si usas una maceta, siéntala en un plato o platillo; puedes verter agua en ella y la tierra la absorberá. Mantén las hierbas bien recortadas para evitar que se desprendan y dales espacio para respirar y crecer; si abarrotas tus hierbas, morirán rápidamente.

HIERBAS
iStock

Continúa leyendo