Los trucos para escoger el mejor melón del supermercado

Elegir un melón perfecto en sabor y textura es fácil si sigues estos consejos en la frutería.

melón trucos
iStock

Con la llegada del verano y del calor, no hay nada que nos apetezca más en algunos días que comer una rodaja de sandía o de melón refrescantes a modo de postre o de merienda. Pero... ¿cuántas veces te ha pasado eso de que al abrirlo te has encontrado con una fruta pasada y podrida o bien todavía blanca y sin demasiado sabor? Es lo que ocurre con estos alimentos, que tienen su carne jugosa en el interior de una cáscara cerrada y que por tanto, es más complicado conocer su estado de antemano… O quizás sí...

Existen algunos trucos muy sencillos para saber si una sandía o un melón están en el punto óptimo y si estarán buenos. Ya te hemos contado cómo identificar si una sandía está madura en el supermercado, y ahora vamos con la otra fruta más famosa del verano: el melón, muy similar en composición y nutrientes. Toma nota de estos tips sencillos para descubrir en el supermercado o en la frutería si la pieza que tienes entre tus manos merece la pena o no. ¡Ya nos lo agradecerás más tarde!

Textura y presión: Coge el melón por ambos extremos y apriétalo ligeramente, haciendo presión con los dedos. Si la fruta está en su mejor estado, la zona por donde estás apretando debería ceder ante la presión y adaptar la forma que le des con la fuerza. Si se mantiene dura y no cede, el melón aún no estará en su mejor momento y estará demasiado verde.

El color adecuado: Aunque vayas directa a por él, no cojas el melón que mejor aspecto tenga de todos en el super. Una corteza demasiado perfecta, lisa y brillante es un indicador de un melón poco maduro, con un sabor más agrio que dulce. Elige en su lugar un melón con una piel opaca, de color amarillo pálido a limón claro, no demasiado verde. Lo mejor es que presente ciertas zonas o rayas amarillentas (de entre uno y tres milímetros): esto significa que el melón ha estado lo suficientemente expuesto a la luz solar y que tendrá más dulzor.

Peso: Cuanto más agua tenga el melón, mucho mejor.  Un melón jugoso y rico tiene una relación peso-tamaño adecuada y se siente pesado y denso en la mano. Si dudas entre varios, escoge siempre el que tenga un mayor peso.

Movimiento del interior: Otro consejo para averiguar si un melón está en su punto es agitarlo ligeramente: si al hacerlo notas u oyes que algo se mueve en su interior, esto será señal de que la fruta ya está demasiada madura, blanda o pasada. La ‘pulpa’ debe de estar firme.

Olor dulce: No te olvides del olor del melón. La fruta debería desprender un olor dulce, suave y fresco, sin que haya tenido que estar en una nevera necesariamente. Conservarlo en un lugar fresco y con ventilación es suficiente para mantenerlo en buen estado, también en los supermercados y tiendas. Busca los que se vendan en estas condiciones.

Continúa leyendo