Vídeo de la semana

5 maneras que no conocías en las que puedes ser más sostenible en la cocina

Existen alternativas reutilizables y fabricadas con materiales biodegradables para artículos de limpieza y cocina de uso diario.

Pexels
Pexels

Ser sostenible se ha convertido en una causa de fuerza mayor para la especie humana para limitar las consecuencias del cambio climático que está en marcha y poder mantener así un planeta habitable para las generaciones futuras. Vemos cada día en los informativos como las instituciones toman medidas y marcan objetivos a nivel medioambiental, pero también hay muchos hábitos que de manera individual se pueden aplicar para aportar nuestro granito de arena. 

Algunos de estos hábitos tienen que ver con la actividad en la cocina. Ya sabrás, seas más o menos responsable con ello, el impacto del reciclaje en el cuidado de nuestro hábitat natural. Es tan grande en sentido positivo que la mayoría de ayuntamientos están empezando a implantar la recolección de la basura orgánica con el objetivo de caminar hacia el residuo cero a medio y largo plazo. Pero hay más medidas que puedes tomar que además no dependen de las facilidades que ponga para ello el consistorio del municipio en el que vivas. 

Es el caso de las bolsas de la compra, de las mallas para la fruta y las verduras, los tuppers de vidrio o de las tablas de cortar, cuatro artículos de uso diario en los que puedes contribuir muchísimo a limitar el consumo de plástico, un material muy agresivo para el medioambiente. 

Pero todo esto lo conoces de sobra. Lo que quizá no sepas es que existen alternativas sostenibles, respetuosas con el medioambiente, a cinco productos de cocina que utilizas cada día de tu vida sin excepción. Son los siguientes: 

Estropajos

Poca gente sabe que existen alternativas 100% vegetales al estropajo de fregar de toda la vida. Son esponjas fabricadas con materiales orgánicos biodegradables (la mayoría con lufa, una planta) y las tienes disponibles en tiendas especializadas y multiproducto. Son más caras pero muchísimo más respetuosas con el medioambiente. Otra alternativa más duradera que el estropajo tradicional es el de silicona

Alternativas al film y al transparente

Como sustitutivos del papel de aluminio y al film de plástico de usar y tirar, existen envoltorios naturales elaborados que son reutilizables, biodegradables y 100% naturales. Explicado de una forma vulgar, estos productos son pedazos de tela sobre los que se aplica una mezcla antibacteriana y antifúngica que se adapta a todas las formas.  

Bayetas

Las bayetas son otro material de cocina contaminante, sobre todo porque es importante desecharlas cada una o dos semanas como máximo, igual que los estropajos. Sin embargo, puedes adquirir bayetas ecológicas que son tan absorbentes y flexible como las de microfibra, pero hechas con materiales 100% naturales, compostables y biodegradables: la mayoría con celulosa pero también las hay, por ejemplo, fabricadas con fibra de bambú

Bolsas para congelar

Di adiós a las bolsas zip y al film transparente para congelar alimentos gracias a las bolsas reutilizables de silicona. Es una de las medidas más sencillas que puedes tomar para ser más sostenible en la cocina, ya que a nivel económico no supone un esfuerzo tan grande como en el de las otras medidas mencionadas, donde los productos sostenibles son bastante más costosos que los tradicionales. 

Papel de horno

El papel de horno es uno de los artículos de un sólo uso más fáciles de sustituir. En el caso de los moldes, los de silicona no necesitan del uso de este tipo de papel, y cuando hablamos de ponerlos sobre bandejas, se venden láminas de silicona reutilizables que son una alternativa ideal, mucho más sostenible. Lávalas una vez enfriadas y estarán listas para un nuevo uso. 

Rubén García

Rubén García

Durante años me dediqué a la comunicación deportiva, pero me di cuenta a tiempo de que en mi otra gran pasión, la gastronomía, no era tan alto el riesgo de sufrir esguinces de tobillo. Ser "entrenador personal" del paladar es mucho más placentero. Yo me lo guiso, yo me lo como, y de paso lo comparto, porque las comidas inolvidables son las que se disfrutan en buena compañía.

Continúa leyendo