Qué hacer cuando empieza a arder una sartén

Te contamos cómo debes actuar y qué no debes hacer bajo ningún concepto ante una emergencia de este tipo en la cocina de casa.

Un despiste lo puede tener todo el mundo, pero en la cocina debemos mantener la atención a los detalles especialmente porque puede tener consecuencias dramáticas, muy graves. Y el error puede ser tan cotidiano como dejarnos el fuego encendido con una sartén caliente y con aceite al terminar de cocinar o porque nos surge alguna tarea en medio del cocinado.

Si no dispones de un detector de incendios en la cocina, que en España no son obligatorios en los hogares, la responsabilidad de que esto no ocurra es exclusivamente nuestra. Y si ocurre, que puede pasar, también es nuestra la gestión de la emergencia. Por eso es muy recomendable conocer cuáles son los pasos a dar en una situación como esta, en la que el fuego brote de la sartén, se eleve mucho la llamarada, pero sin todavía invadir otras superficies de la cocina.

Actuar rápido y sin nervios

En primer lugar, si te encuentras ante una situación así, controla tus nervios. Es preferible que te tomes un segundo para respirar y pensar que actuar presa de los nervios. Mantener la calma es esencial.

Una vez sientes que has dominado tus nervios y no estás bloqueado, es hora de actuar rápido y de forma eficaz para abortar el conato de incendio con la sartén. Desde Emergencias 112 de la Comunidad de Madrid explican que la mejor opción para apagar el fuego de una sartén es utilizando “una tapa más grande que la sartén o un paño húmedo bien escurrido”. 

El trapo es fundamental escurrirlo bien porque de lo contrario se puede empeorar la situación en caso de que caiga agua en la sartén ya que la reacción de ambos líquidos es muy violenta cuando entran en contacto. Una vez bien escurrido, cógelo con los picos hacia dentro para que la tela te tape los antebrazos y tapa la sartén con decisión. 

Normalmente, en la cocina solemos tener a mano ambas cosas, aunque es más rápido actuar con la tapa puesto que no requiere ir al fregadero, mojar el trapo y luego escurrirlo, pero en cualquier caso, ambas opciones son válidas según los servicios de Emergencias de la Comunidad de Madrid.

Errores comunes a evitar

Lo que bajo ningún concepto debes hacer, inciden desde dicho servicio público, es mover la sartén del sitio donde se haya incendiado. El motivo no es otro que evitar que se derrame el aceite ardiendo por otras superficies de la cocina y el fuego se propague por la estancia, lo cual complicaría mucho más la situación.

Además, hay otro error muy común en este tipo de emergencias caseras que debemos evitar a toda costa: echar agua. Lo único que se puede conseguir con esto es avivar todavía más el fuego causado por el aceite caliente en la sartén. 

Taparla es, por lo tanto, el paso correcto, sin moverla ni añadir agua, ni fría ni caliente. Y, por supuesto, tal y como concluye el equipo de Emergencias 112 de la Comunidad de Madrid en sus recomendaciones ante una emergencia casera de este tipo, “si no consigues controlar el fuego, haz una llamada rápida a Emergencias”. 

Rubén García

Rubén García

Durante años me dediqué a la comunicación deportiva, pero me di cuenta a tiempo de que en mi otra gran pasión, la gastronomía, no era tan alto el riesgo de sufrir esguinces de tobillo. Ser "entrenador personal" del paladar es mucho más placentero. Yo me lo guiso, yo me lo como, y de paso lo comparto, porque las comidas inolvidables son las que se disfrutan en buena compañía.

Continúa leyendo