Rainbow cake: lo que debes saber para hacer la famosa tarta arcoiris

¿Quieres hacer la tarta que lo lleva petando años en las redes sociales? Te damos trucos infalibles para que hagas una tarta arcoiris que triunfará en cualquier ocasión. ¡Apunta, apunta!

Lleva años dando vueltas por las redes sociales y no nos extraña, ya que estéticamente es un dulce perfecto para el postureo y muy, muy resultón. Se trata de la tarta arcoiris o rainbow cake, una creación dulce que desde luego no pasa desapercibida. Es muy llamativa y si lo que buscas es un golpe de efecto o sorprender a los más pequeños en su cumple, es tu tarta. Además y aunque pueda parecer lo contrario, no es tan complicada de hacer. Si sigues nuestros tips, tu rainbow cake quedará digna del mejor feed de Instagram.

Pon atención al bizcocho

Esta colorida tarta se compone de varias capas de bizcocho superpuestas entre sí, y deben ser lo suficientemente densas para que se ‘desmigajen’ y de un aspecto desordenado. La clave de este dulce es que se aprecien las diversas capas de colores de forma limpia y que no se mezclen entre sí. 

Las capas deben quedar finas y planas, porque tampoco buscamos un bizcocho extradenso que sea difícil de masticar. Tenlo en cuenta, porque además normalmente esta tarta tiene entre 5 y 6 capas, así que si las haces demasiado gruesas el resultado será demasiado tosco y poco pulido. 

Busca un buen colorante alimentario

El color es el protagonista principal de este postre, así que te recomendamos utilizar un colorante alimentario de calidad. No podrás utilizar colorantes naturales, ya que se desvanecerán cuando lo hornees o se caliente. Es preferible utilizar colorantes en pasta antes que los líquidos, ya que la masa se volverá más líquida con estos últimos. Si añades más de una cucharadita de colorante, compensa agregando 1 cucharada más de harina por cada cucharadita extra de líquido.

Aparte, algunos colorantes pueden modificar el sabor de nuestro postre si se añaden en grandes cantidades (aunque normalmente son insípidos), así que añade un extra de esencia de vainilla para evitarlo.

Un glaseado con una consistencia correcta

Puedes hacer el glaseado con queso en crema ligero o mascarpone, pero bien es cierto que el queso en crema normal (y no la versión light) se mantiene mucho más estable. Nuestra recomendación es que no batas demasiado el glaseado cuando lo estés haciendo, para que no quede demasiado líquido. La clave para un glaseado perfecto es que sea suave y untable. No obstante, una vez hayas preparado la tarta al completo puedes dejarla reposar un rato en la nevera, 

Evita que tu tarta sea insípida

La rainbow cake, como hemos mencionado más arriba, está compuesta por bizcochos de vainilla sencillos, por lo que el sabor no será muy potente. Puedes variarlo como desees, siempre y cuando no añadas una gran cantidad de líquido si es que lo haces añadiendo extractos. 

Otra buena opción es agregar ralladura de naranja o limón, o 1 cucharadita de extracto de almendra, frambuesa, rosa, menta, naranja o limón en lugar de la vainilla. O… ¿por qué no combinar un sabor con cada color y crear un pastel de varios sabores y colores? Puedes arriesgarte hasta obtener la mezcla que desees.

leonor nieto garcia

Leonor Nieto García

¿El mejor plan? Salir de cañitas y pinchos. Periodista y Community Manager amante del buen comer, de compartir plato y experiencias y brindar con alegría por las cosas buenas.

Continúa leyendo