Vídeo de la semana

¿Tofu aburrido? Olvídate de eso con nuestros trucos estrella

Deja de ver el tofu como un ingrediente soso y solo apto para vegetarianos y veganos. Te enseñamos los aspectos que debes tener en cuenta para cocinarlo y que te quede en su punto y muy, muy sabroso.

El tofu es uno de esos alimentos que, junto a la quinoa, ya se han convertido en habituales en los estantes de cualquier supermercado. Se trata de una comida de origen oriental, elaborado a base de semillas de soja, agua y solificante. Es considerado ‘la carne’ de los vegetarianos y veganos y se debe a su alto contenidos en proteínas vegetales, por eso es un básico en la nevera y menú de cualquier veggie.

También constituye una fuente de hierro, calcio y potasio y su aporte calórico es medio (unas 74 calorías por cada 100 gramos). También se caracteriza por su contenido en fibra y propiedades antioxidantes, que favorecen a la correcta circulación de la sangre y la regeneración de los tejidos. 

Muchos perciben este alimento como un ingrediente algo insípido y reservado solo a quienes siguen una dieta libre de productos de origen animal, pero bien cocinado puede aportar mucho a nuestros platos y es una manera saludable de consumir proteínas de origen vegetal. Como siempre, todo depende de la manera en que lo cocinemos, a qué platos lo añadamos… Te damos algunos trucos para que el tofu te quede perfecto. Si los pones en práctica, querrás añadirlo a todas tus recetas.

Distingue entre los distintos tipos de tofu

No queridas, no todos los tofus son iguales. El más habitual y fácil de encontrar es el ‘regular tofu’, un tofu firme multiusos que permite cocinarlo de mucha maneras y cuya consistencia es media. También existe un tofu extrafirme de textura más sólida. 

Si lo que buscas es un tofu con el que preparar una sopa, por ejemplo, será mejor que te decantes por el tofu sedoso japonés, mucho más suave y consistencia cremosa. Hay otra versión de este aún más tierno, ligera y casi líquida. 

Si eres principiante en esto, nuestra recomendación es que empieces con el tofu firme, ya que está disponible en la mayoría de supermercados y puedes prepararlo de muchas maneras. 

Escúrrelo bien

Este es un paso clave para que el tofu pueda cocinarse bien, y es que hay que prensarlo y hacer que eliminar la mayor parte de su humedad. Existen prensas específicas, pero basta con que coloques el tofu en un plato con papel de cocina y encima coloques un objeto de peso, como un cuenco grande o una bandeja. Así expulsará más fácilmente el líquido. 

¿Cómo cocinarlo?

Lo más habitual es hacerlo en la sartén, como si estuviéramos salteando verduras. Para esto (y para casi todas las recetas que quieras hacer) lo más apropiado es cortar el tofu en daditos. Puedes hacerlos con un poquito de aceite, esperando a que estén dorados para añadir sal y algunas especias.

Y para que veas que puede hacerlo de diferentes maneras, sí, también puedes rebozarlo con almidón de maíz, por ejemplo, para crear una capa exterior más crujiente. También puedes hacerlo con tempura (¿ves como es un alimento superversátil?). Otra posibilidad es optar por el marinado, aunque no te lo recomendamos mucho salvo en recetas muy concretas, ya que absorbe muchos líquidos y es mejor que esté seco si es que o vamos a cocinar, como mencionábamos anteriormente. Lo mejor es añadir aromas, especias o salsas después de cocinarlo.

leonor nieto garcia

Leonor Nieto García

¿El mejor plan? Salir de cañitas y pinchos. Periodista y Community Manager amante del buen comer, de compartir plato y experiencias y brindar con alegría por las cosas buenas.

Continúa leyendo