Trucos caseros (y definitivos) para limpiar la plata

Consigue una cena deluxe con el brillo que se merece dejando como nueva tu cubertería de plata.

Gtresonline

Si la Navidad del 2016 está siendo para ti la más especial de los últimos años, probablemente hayas tirado la casa por la ventana, o estés dispuesta a hacerlo en las fechas señaladas que quedan. Es hora de sacar (si no lo has hecho ya) la especial cubertería de plata a la que no das salida desde hace años por eso de las prisas, el carácter informal que están tomando estas celebraciones o, más importante, la pereza que dar limpiarla previamente o después de una copiosa cena.

Parece un hecho incontestable que limpiar la plata es una ardua tarea que solo puede ser suavizada si se tira de productos caseros, sobre todo cuando los especializados ya no dan más de sí. Recopilamos a continuación algunos de los must de limpieza que se encuentran camuflados en tu cocina o incluso en tu cuarto de baño.

Bicarbonato: No podemos hacer un repaso a las soluciones caseras para limpiar la plata sin parar en el gran aliado del hogar, el bicarbonato. Mezclar agua hirviendo con una importante cantidad de bicarbonato hasta formar una pasta. Tras limpiar nuestra cubertería con agua y jabón, utilizar un cepillo de dientes para frotar las piezas con la mezcla (es importante no frotar muy fuerte para no dañar el material). Una vez finalizado este proceso, aclarar las piezas y secar.

Recupera la pasta de dientes: La pasta de dientes está recomendada, principalmente, para obtener un extra de brillo en tu pieza de plata. El proceso es muy sencillo. Se aplica la pasta en el objeto o zona que se quiera abrillantar se deja actuar unos segundos y se frota, o bien con un cepillo o con un trapo de cocina. Se aconseja de nuevo frotar con moderación para no dañar la pieza. Terminado este proceso se precisa aclarar y secar la pieza con un trapo limpio.

Vinagre y calor: Para este proceso, menos costoso se necesita una sartén, papel de aluminio, agua, vinagre y una fuente de calor. Se diluye una taza de vinagre y dos de agua en una sartén cuya base y paredes hemos cubierto con papel de plata. Ponemos a calentar la mezcla, hacemos que hierva e introducimos las piezas de platas que queremos limpiar. Tras dejar actuar la mezcla hirviendo durante 5 minutos aproximadamente, retiramos las piezas y las aclaramos con agua tibia. A continuación, secar.

Sal y papel de aluminio: Es muy parecido al procesa que se realiza con el bicarbonato solo que sustituyéndolo con sal. En esta ocasión, la mezcla obtenida no será tan pastosa sino más liquida. Tras mezclar la sal y el agua y hacerlas hervir, depositaremos la plata dentro de la mezcla y dejaremos actuar unos 10 minutos. Después, aclarar con agua tibia y secar con un trapo limpio.

 

CONTINÚA LEYENDO