Vídeo de la semana

Trucos para cocinar con wok

¿Quieres aprender a sacarle todo el partido a este utensilio típico de la cocina oriental? Sigue estos consejos y lograrás unos salteados de diez.

Típico de la cocina oriental, el wok es un utensilio de acero con forma redonda y similar a una sartén de hierro fundido con el que se pueden preparar salteados de una manera muy saludable gracias a la técnica del wok hei. La principal ventaja que presenta respecto a otros enseres de cocina es que podemos utilizar muy poco aceite debido a que la distribución de la temperatura se produce de manera uniforme, por lo se pueden saltear los alimentos evitando que se quemen.

El wok tiene su propia técnica y consiste en cogerlo por por el mango con una mano para remover con energía lo alimentos, a la vez que con la otra se van añadiendo otros ingredientes que queramos. Aunque el tradicional es de hierro, hoy en día la mayoría de los woks que se fabrican son de acero inoxidable con algún tipo de tratamiento antiadherente, e incluso se comercializan eléctricos. 

Un buen wok deja las verduras ligeramente al dente y las carnes doraditas y jugosas. Para preparar un salteado de diez no solo es necesario disponer de un wok, sino tener en cuenta una serie de consejos prácticos que te detallamos a continuación.

5 consejos prácticos para sacarle el máximo partido al wok

  • Antes de utilizar el wok por primera vez, es necesario eliminar la capa superficial añadida por el fabricante para evitar que se oxide y así asegurarnos su correcto funcionamiento. Lo único que hay que hacer es pintar el fondo con un poco de aceite de oliva, calentarlo a fuego alto durante unos minutos y cuando deje de humear, repetir hasta que veamos que adquiere un tono negro, lo cual es indicativo de que se ha formado la capa protectora.   
  • Antes de cocinar es importante tener los ingredientes ya lavados y cortados. Hay que tener en cuenta que esta técnica de cocina es muy rápida y debemos servir la comida en el momento para disfrutar de todo su sabor.
  • Los ingredientes se añaden por tiempo de cocción. En lugar de introducirlos en el wok todos juntos, se hará en función de cuánto tarden en cocinarse, agregando en primer lugar los que más tiempo necesiten. De este modo se logra que todos los ingredientes tengan el mismo punto de cocción.
  • El corte de los alimentos es importante, aunque creamos que no. Elijas el que elijas (en juliana, dados, rodajas…) ha de ser el mismo para todos, pues de este modo logramos que no solo presenten una textura similar sino que los tiempos de cocción se uniformicen, sobre todo en el caso de las verduras. Trata de que todos los ingredientes tengan un tamaño y grosor homogéneo.
  • Cocina a fuego alto. Para ello, precalienta a fuego máximo antes de añadir los ingredientes durante un minuto por lo menos. Una vez se ha calentado, vierte el aceite desde los bordes del wok y ve agregando los alimentos por orden de terneza (los primeros tienen que ser los que tengan un cocinado más largo). Es importante no dejar de remover el wok con un movimiento de muñeca rápido y hacia atrás. Si no, también puedes utilizar cubiertos de madera.

Continúa leyendo