Trucos para cocinar con vino

Muy utilizado a la hora de preparar guisos y salsas, el vino es ideal para realzar el sabor de recetas con pescado, carne, carnes de caza... Te contamos todo lo que tienes que saber para sacar el máximo partido a este ingrediente en la cocina.

Gracias a su capacidad para potenciar los sabores, el vino forma parte de un montón de recetas de carne, pescado, marisco, pollo, caza... Aunque se suele utilizar sobre todo para guisos y salsas, este ingrediente también es ideal para aportar un toque diferente a adobos, marinados e incluso escabeches. Ahora bien, ¿realmente sabes utilizarlo bien en la cocina? Te damos unos trucos y consejos que te permitirán sacarle el máximo partido.

El vino es perfecto para caramelizar, marinar y unir sabores. Está compuesto mayoritariamente por agua y aporta a los platos un sinfín de texturas, matices y sabores. Además de intensificar los sabores, el vino favorece la caramelización de los jugos resultantes de la cocción y ayuda al marinado de alimentos, a los que aporta aromas diferentes. Si vas a usarlo en tus recetas, toma nota de estos sencillos trucos.

Mejor a fuego lento

Si vas a cocinar con vino, mejor que sea a fuego lento. En caso contrario, las elevadas temperaturas perjudicarán las propiedades organolépticas de esta bebida. Además, es importante esperar a que el vino se evapore, por lo que es mejor si lo añades al principio de la receta para que potencie los sabores al máximo. Te recomendamos que esté al menos 15 minutos en el fuego antes de retirarlo.

No elijas cualquier vino

Cuanto mejor sea el vino que elijas, mejor será el resultado de la receta. No se trata de que abras un Vega Sicilia, pero tampoco uses el típico vino de tetra brick del supermercado.

Además, ten en cuenta que cada tipo de vino marida mejor con según qué receta. Por ejemplo, si vas a preparar carne roja, mejor utiliza un vino tinto. Si la carne tiene mucho cuerpo, procura que el vino que acompañe no le quite protagonismo al ingrediente principal. En caso de que vayas a cocinar platos a base de ave, cerdo o conejo, entonces lo ideal es utilizar un vino blanco, que además es perfecto para sopas de pescado y platos con mariscos. Como mejor se equilibra el pescado es con vinos florales y frutales, pues aportan frescor.

En su justa medida

No te pases con las cantidades. Para cocinar con vino es importante seguir al pie de la letra la receta que hemos elegido. No por excedernos en la cantidad de vino obtendremos mejores resultados. De hecho, si nos excedemos con la cantidad, lo más probable es que arruinemos el plato. Lo mejor es ir añadiéndolo poco a poco e ir probando hasta conseguir el resultado que queremos.

Si vas a añadir vinagre, olvídate del vino

No te recomendamos añadir vino a una comida si posteriormente vas a agregar vinagre o cualquier balsámico. El vinagre destruye  todas las propiedades de sabor y olor que aporta el vino, así que no los mezcles. O vinagre o vino, pero nunca ambos.

Y, por último: ¡atrévete a experimentar! Sal de la rutina y trata de innovar pensando en qué sabores te apetece probar, no los que crees que están bien. 

Continúa leyendo