Trucos para que los más pequeños coman verduras

¡Las verduras acompañadas de otros ingredientes saben mejor!

Niña comiendo verduras.
Niña comiendo verduras.

Si convives con un niño pequeño, sabrás lo complicado que es que coma verduras. No importa que intentes convencerle diciéndole lo beneficioso que es para su salud, al final suelen comérselas con resignación o dárselas al perro a escondidas. Sin embargo, las verduras no deberían ser para nada aburridas. ¡Existen mil maneras de cocinarlas! La próxima vez que prepares verduras para los pequeños de la casa, prueba con los siguientes trucos. ¡Seguro que les encantará y querrán repetir!

Crema de verduras

Es la forma más tradicional para que coman verduras. Además, las cremas son tan suaves y ligeras que sirven tanto de almuerzo como de cena. Existen muchas recetas de cremas de verduras, desde la popular crema de calabacín hasta la novedosa crema de berenjenas, pimientos rojos, patatas y apio.

Son fáciles de elaborar y muy nutritivas, por lo que se trata de una opción estupenda. Si aun así se les resiste esta receta, prueba a añadirle pollo desmenuzado, bacon, taquitos de jamón o picatostes fritos. ¡Mucho mejor!

Mézclala con otros ingredientes

Niño cocinando verduras.
Niño cocinando verduras.

Las verduras acompañas de otros ingredientes saben mucho mejor. Por eso, una buena idea para que los niños coman verduras es añadirla a sus platos favoritos. ¿Has probado a cocinar espaguetis con verduras? Solo tienes que añadirle a esta receta italiana un poco de berenjenas, pimientos, calabacines, zanahorias o tomates. ¡Ya tienes un plato saludable!

También puedes elaborar pinchos morunos de pollo y verduras. Tan solo necesitarás pollo, cebolla, pimiento verde y tomate natural. Al ser una receta tan sencilla y rápida, puedes pedirles a los pequeños que te ayuden a prepararla. ¡Seguro que querrán probar lo que han cocinado!

Acompañadas de salsas o especias

Especiar es otro de los trucos para hacer las verduras más apetecibles. Por ejemplo, puedes añadir a las espinacas un poco de nuez moscada, pimentón, comino o clavo. Además, puedes combinar estas especias con algunas más clásicas como el orégano, perejil o el ajo en polvo.

Otra opción es añadirle un poco de salsa a las verduras para hacerlas más atractivas. ¿Has probado el brócoli con bechamel y jamón? ¡Está para chuparse los dedos! Otras salsas que combinan muy bien con las verduras son la salsa de tomate cruda, la de cilantro, zanahoria o incluso la de cacahuete.

Cocínala de diferentes formas

Tal vez al pequeño no le guste el calabacín hervido, pero sí al horno con un poco de queso gratinado o incluso a la plancha. Existen muchas formas de cocinar las verduras, así que solo debes encontrar aquella que más le convenza.

Las berenjenas fritas con miel de caña o las verduras a la plancha con salsa de queso son buenas opciones para atraer a los más pequeños.

Haz platos variados

Si al niño no le gusta las hortalizas, no es buena idea que le pongas un plato exclusivamente de verduras. No se las comerá y, además, pensará que se trata de un castigo. En su lugar, prueba a elaborar platos variados donde las verduras sean una parte más de este. Por ejemplo, pollo a la plancha con menestra de verduras o merluza con arroz y calabacín. 

¡Da ejemplo!

Si nunca comes verduras en casa, probablemente tu hijo tampoco querrá probarlas nunca. Por eso, es fundamental que te conviertas en todo un ejemplo a seguir y que consumas verduras con regularidad, recordándole al pequeño lo importante que es para la salud.

¡Seguro que querrá seguir tus pasos y comenzará a comer verduras! Y tú, ¿qué otros trucos utilizas en casa?

También te puede interesar:

Continúa leyendo