Vídeo de la semana

Trucos para sacar el máximo partido a tu olla a presión

¿Quieres ahorrar tiempo cocinando? Te damos todos los trucos que debes saber para aprovechar todas las ventajas que te ofrece la olla a presión u olla exprés. Sigue leyendo.

Hay utensilios de cocina que existen con el mero propósito de facilitarnos la vida y uno de ellos es la olla a presión. Sí, esa que probablemente hayas visto utilizar a tu madre y que te haya dado algún que otro susto cuando ha expulsado todo el vapor. Se trata de un recipiente hermético que puede alcanzar presiones más altas que la atmosférica (sí amigas, así es). Debido a que el punto de ebullición del agua aumenta cuando se incrementa la presión, el cierre hermético de la olla permite subir la temperatura de ebullición por encima de 100º, en concreto hasta unos 130º. Generalmente, se utiliza para conseguir en un período de tiempo más corto los mismos efectos del estofado o de la cocción a fuego lento. Conclusión: puede ser tu gran aliada si no te gusta dedicar mucho tiempo a la cocina pero debes tener en cuenta algunos aspectos que te descubrimos a continuación. ¡Continúa leyendo para conocerlos!

Mantén tu equipo en buen estado

Es importante mantener la olla a presión limpia y en buen estado para asegurarnos su correcto funcionamiento. Podrás encontrar reemplazos para piezas desgastadas generalmente a través de los proveedores, en caso de que necesitaras sustituir alguna. Por ejemplo, es posible que debas reemplazar la junta de goma para garantizar un buen sellado. Otro aspecto clave es asegurarse de que las válvulas no contienen suciedad o alguna partícula que pueda obstruirlas. ¡Un buen mantenimiento lo es todo!

Dora los alimentos antes de introducirlos en la olla

Ten en cuenta que los alimentos cocidos a presión no se doran,así que te recomendamos hacerlo al inicio de la cocción antes de agregar líquido y poner la tapa. La carne, por ejemplo, resulta más apetitosa si está ligeramente dorada, será un poquito más crujiente en el exterior. Las cebollas, el ajo y las especias también se benefician del sabor de la precocción. Sin embargo, si tienes prisa siempre puedes saltarte este paso y empezar directamente con la cocción.

Ojo con el agua

Con la olla exprés se necesita menos agua para cocinar, así que añade siempre el agua justa. Evita echar más de dos tercios (el líquido nunca debe sobrepasar el nivel de las asas o el mango) ni menos de un cuarto de la capacidad de la olla. Si preparas alimentos como los garbanzos, que tienen tendencia a hincharse, llena la olla solo hasta la mitad para no obstruir la vávula.

Vigila la intensidad del fuego

Al empezar la cocción, ponlo fuerte pero bájalo siempre cuando la olla alcance el máximo de presión. Sabrás que ha llegado el momento porque el ‘pitorro’ habrá salido o empezará a silbar si se trata de una olla antigua. A la hora de abrirla, espera hasta que no haya nada de presión en su interior (el pitorro estará ya abajo). Si quieres enfriarla (ten en cuenta que almacena mucho calor) te aconsejamos que lo haga por sí sola, hay quienes la colocan bajo el grifo con agua fría pero es mejor tener paciencia. 

leonor nieto garcia

Leonor Nieto García

¿El mejor plan? Salir de cañitas y pinchos. Periodista y Community Manager amante del buen comer, de compartir plato y experiencias y brindar con alegría por las cosas buenas.

Continúa leyendo