Trucos para comprar unas deportivas

Si quieres evitar errores, ten en cuenta estos trucos para comprar unas deportivas. ¡Acertarás!

A la hora de comprar

Cuando estés en la zapatería y te hayas decidido por un determinado modelo, antes de comprarlo, realiza este sencillo test. Perderás algunos minutos, pero harás una apuesta segura con nuestros trucos para comprar una deportiva.

1. Sujeta el talón de la deportivacon una mano y la puntera con la otra. Luego, retuércela todo lo que puedas, como si fuera un paño húmedo. ¿Opone resistencia a tu fuerza? Eso indica que posee una buena estabilidad lateral y no hay peligro de torceduras.

2. Sujeta la zapatilla con las manos como en el caso anterior, y trata de doblar la punta sobre el talón. ¿Sólo consigues doblar como mucho una tercer parte? Entonces posee la flexibilidad adecuada.

3. Pon la deportiva sobre una superficie lisa. Aprieta la puntera ligeramente con un dedo o un lápiz. ¿El talón se levanta un poco? Quiere decir que esa zapatilla asegura un desarrollo correcto de la pisada y durante la marcha, y una buena sujeción al detenerte.

Consejo

Si vas a compara zapatillas para practicar un determinado deporte, es conveniente que te informes antes con un experto. Cada tipo de actividad requiere el calzado adecuado; es la única manera de evitar lesiones molestas e indeseables.

Cuándo cambiarlas

Si tienes dudas sobre cuándo es el momento de sustituir tus deportivas por otras nuevas, ten en cuenta estos pequeños y eficaces trucos.

1. Coloca las zapatillas usadas sobre una superficie plana, a la altura de tus ojos. Fíjate en los talones con atención. ¿Toda la suela se apoya en la superficie? Si no es así significa que ya debes cambiar de deportivas, porque están demasiado usadas.

2. Sobre la misma superficie, sujétalas con dos dedos y muévelas intentando que giren rápidamente, sobre sí mismas. ¿Has conseguido que den media vuelta o más? En este caso no te ofrecen la suficiente sujeción y pueden hacerte patinar mientras realizas una actividad deportiva.

3. Con las suelas hacia arriba, aprieta fuertemente con tu dedo pulgar justo en el centro. ¿La goma cede ante la presión? Esto quiere decir que ya no te proporcionan la suficiente estabilidad y corres el riesgo de sufrir futuras molestias en la espalda.

Consejo

Aunque te resulte muy cómodo llevarlas puestas y se adapten a tu pie como un guante, debes revisar de vez en cuando el estado de tus zapatillas de deporte. Ten en cuenta que, aunque parezcan casi nuevas, se deterioran con el uso; puede que hayan perdido estabilidad o flexibilidad y te obliguen a adoptar malas posturas que repercutan negativamente sobre tu columna.

Continúa leyendo